Guía sobre bullying o acoso escolar para profesionales

Hablamos de Acoso Escolar o Bullying cuando se producen situaciones, acciones y conductas en las que uno o más alumnos/as insultan, difaman, amenazan, chantajean, difunden rumores, pegan, roban, rompen cosas, ignoran o aíslan a otros/as de manera sistemática o prolongada en el tiempo.
Estas situaciones se pueden dar dentro del propio centro escolar (recreos, cambios de clase, aula, pasillos, baños…) y/o fuera del mismo (en la entrada o salida, de camino a casa o en la ruta). También pueden ocurrir que este acoso se de a través de medios telemáticos (correo electrónico, mensajes a través del móvil o Redes Sociales).
Los implicados son los AGRESORES, las VÍCTIMAS y los ESPECTADORES y cada uno de ellos desempeña un papel muy importante a la hora de provocar y/o mantener una situación de Bullying.  Abordaremos el papel de los/as agresores/as y las víctimas porque su papel es más relevante en estas situaciones y sobre los que más tendréis que trabajar los profesionales.

¿Cómo puede darse cuenta un/a profesor/a que se está produciendo una situación de Acoso Escolar?

Comportamiento de la VÍCTIMA:
fl
 Está más triste y vulnerable
fl
 Falta a menudo a clase
fl
 Se relaciona menos con los compañeros
fl
 Puede presentar marcas, rasguños…
fl
 A menudo le desaparecen sus cosas
fl
 Hay cambios de actitud y conducta ( más introvertido, menos participativo, baja el rendimiento, etc.)
Comportamiento del AGRESOR: 
fl
 Con frecuencia forma parte de peleas, disputas y enfrentamientos
fl
 A menudo no controla sus impulsos y reacciones
fl
 Se muestra más agresivo
fl
 Justifica sus reacciones violentas y no valora la gravedad de sus actos

¿Qué debe hacer un centro si han detectado una situación de acoso?

Los centros escolares están obligados a parar situaciones de acoso entre sus alumnos/as porque disponen de los recursos necesarios para hacerlo. Por tanto, deben:
fl Investigar y recabar información
fl
 Hablar con las partes implicadas
fl
 Trabajar el tema en clase (tutorías)
fl
 Comunicar la situación al Equipo Directivo y de Orientación
fl
 Hablar con las familias de las partes implicadas
fl
 Adoptar medidas oportunas (Comisión de Convivencia o Consejo Escolar) teniendo en cuenta el Reglamento de Régimen Interno
fl
 Valorar la posibilidad de facilitar a la víctima apoyo psicológico
fl
 Seguimiento y evaluación de las medidas adoptadas

 

Necesidad de colaboración con otros organismos y profesionales, tales como:
fl
 Inspección Educativa
fl
 Centro de Formación al Profesorado
fl
 Fiscalía de Menores, sección Reforma o Menores en Conflicto Social
fl
 Policía Municipal
fl
 Servicios Sociales
fl
 Servicios de Salud

Si tienes cualquier duda sobre este tema o quieres consultarnos cualquier cuestión sobre el mismo, puedes comunicarte con nosotros a través de nuestro servicio del Email ANAR o de nuestros Teléfonos ANAR del Adulto y la Familia (91 726 01 01 ó 600 50 51 52), que son confidenciales y funcionan 24 horas, todos los días de la semana. Estos servicios, Email ANAR y Teléfono ANAR, están atendidos por un equipo de profesionales (psicólogos, trabajadores sociales y abogados).