fbpx

Guía sobre educación afectivo-sexual para profesionales

Por regla general, los padres y las madres reciben como un bálsamo todas aquellas indicaciones, informaciones y formaciones sobre todo lo que tiene que ver con la evolución de sus hijos e hijas. Esto es así en todas las etapas del crecimiento de sus hijos/as y cobra especial importancia en padres y madres de hijos e hijas adolescentes. En esta etapa se sienten totalmente perdidos y no saben cómo tratar con la nueva persona en la que se ha convertido su hijo/a.

Es fundamental que todo profesional que trate con padres y madres preocupados por “cómo hacer bien las cosas” con sus hijos/as, ayude a éstos a:

fl
DESDRAMATIZAR la situación que están viviendo. Muchos padres y madres piensan que deben de ser malos padres porque hay veces que no saben cómo responder a sus hijos/as ante determinadas preguntas o no saben resolver los conflictos que se crean con ellos/as en el día a día.
fl
La mayoría de los padres se siente muy culpables si sus hijos/as sufren por alguna razón, si tienen conductas negativas y si van mal en los estudios. Es muy importante hacerles ver a los padres que no hay padres perfectos y que muchas veces, a pesar de que realicen su tarea de educar con sus hijos de la mejor forma que saben, sus hijos/as tienen su propio carácter y tomarán sus propias decisiones.
fl
SOLTAR Y RELAJARSE. Esto es algo que cuesta muchísimo a todos/as los/as padres/madres, sobre todo cuando los hijos empiezan a tomar decisiones por sí mismos. Sin embargo, forma parte también de la educación demostrar a los/las hijos/as que confiamos en ellos y que no pasa nada por equivocarse porque lo importante es intentarlo. Además, si siempre les hacen todo o les dicen cómo hacerlo, nunca serán personas autónomas y eso si sería frustrante para todos los miembros de la familia. Por otro lado, es muy necesario que los padres y madres disfruten de un tiempo para sí mismos y no se olviden de sus propias necesidades. Cuanto más relajados y tranquilos estén, mejor van a relacionarse con sus hijos/as.
fl
MOSTRAR SIEMPRE CARIÑO, RESPETO y ACEPTACIÓN. Estas tres cosas deben tenerlas presentes a lo largo de todo el camino de la educación. Hay etapas en la vida de los hijos/as más complicadas y difíciles, como es la adolescencia, en que las relaciones parecen limitarse a críticas a sus conductas, indicaciones de cómo tiene que hacer las cosas, gritos, reproches, castigos… con el consiguiente “mal ambiente familiar” a que llevan estas situaciones. Es cierto que hay momentos en que se pueden perder los nervios y decir o hacer algo de lo que luego haya que arrepentirse. Si ha sido así, deberán disculparse ante el/la hijo/a, lo que no va a quitarle autoridad, todo lo contrario, lo hará más humano a los ojos de ese/a hijo/a.
fl
VERBALIZAR que se les quiere, se les tiene en cuenta y ese cariño y afecto es incondicional. Ellos/as necesitan saberlo aunque los padres y madres lo den por hecho.
fl
ACEPTAR QUE SU HIJO/A ES UN SER SEXUADO y que va a empezar a relacionarse con el otro sexo y a experimentar sentimientos y sensaciones relacionadas con la sexualidad. No hay que asustarse, sino prevenir. Buscar un momento adecuado para hablar con los/as hijos/as desde el cariño y el respeto, ayudará al/la adolescente a recurrir a los/as padres /madres cuando necesite información o tenga un problema. Hablar de sexualidad no incita a los/as hijos/as a practicarla sin control. Hay que hablar de esa necesidad humana y también de cómo manejarla para no hacerse daño a sí mismo/a. Cuando todo lo anteriormente expuesto en los puntos indicados se ha ido practicando con los/as hijos/as, su despertar a la sexualidad no va a suponer un problema.
Respecto a cómo tratar este tema con los/as menores, los profesionales que trabajáis con ellos debéis abordar el tema como un aspecto natural de la vida. La sexualidad es sólo una faceta más en la vida de las personas y que cobra especial importancia en la etapa de la Adolescencia. Así mismo, es importante que tengan conocimiento profesional sobre el tema para asegurarse que la información que obtienen no sea únicamente la que les llega a través de sus iguales, tan perdidos como ellos, o de los medios de comunicación, la cual está sesgada y manipulada en función de lo que pretendan conseguir.

Por tanto, es necesario que les deis la información sobre qué es la sexualidad y para qué sirve en términos que puedan entender:

La Sexualidad tiene tres funciones:
fl
Reproducción: para tener hijos cuando así se desee libremente y de forma responsable.
fl
Placer: para disfrutar, sentir placer, relajarse, descargar tensiones, sentir bienestar.
fl
Comunicación: para dar y recibir cariño, manifestar ternura y expresar lo que sentimos en las relaciones.
Hay que tener presente que los/as adolescentes van a practicar sexo. Tengan o no información. Por eso, es necesario aportarles cuanta más información fiable, mejor. Por ello, hay que transmitirles que es importante PROTEGERSE SIEMPRE y utilizar métodos de barrera (preservativo) en todas las relaciones sexuales. Y hay que hacerlo desde el principio de la relación no sólo para evitar embarazos no deseados, sino el contagio de enfermedades de transmisión sexual.

Si como profesional tienes cualquier duda sobre estas cuestiones o sobre cómo ayudar a los/as padres/madres, puedes contactar con nosotros a través de nuestro servicio de Email ANAR, accediendo al mismo a través de nuestra página web (www.anar.org), rellenando el Cuestionario del Adulto. O bien, puedes llamar a los Teléfonos ANAR del Adulto y la Familia (91 726 01 01 ó 600 50 51 52). Estos servicios son confidenciales, funcionan 24 horas, todos los días de la semana y están atendidos por un equipo de profesionales (psicólogos, trabajadores sociales y abogados).