fbpx

Guía sobre maltrato para menores

El maltrato físico es cualquier actuación, hecha a posta o no, por parte de los adultos responsables de tu cuidado y protección que te haga daño o te ponga en riesgo de que te ocurra algo grave. Es importante tener en cuenta que la acción no es un hecho aislado, sino que esta situación se da con frecuencia.
El maltrato psicológico es cualquier acción en la que se te hable de manera despectiva, te insulten o no te hagan caso. Estas situaciones están provocadas por los adultos responsables de tu cuidado y protección y no es algo que se haya dado sólo en una ocasión, sino que ocurre con relativa frecuencia.

Tienes que saber que estás ante una situación de maltrato (físico o psicológico) cuando te ocurren cosas como:

fl
Tu padre, tu madre o algún miembro de tu familia te pegan, no se ocupan de cubrir tus necesidades básicas de alimento, comida y cuidado o no permiten que te relaciones con tus iguales.
fl
No te escuchan cuando quieres contarles algo importante para ti o no dejan que expreses tus sentimientos o emociones.
fl
A veces puede ocurrir que en el colegio algún/a profesor/a te agreda, te ignore o te humille delante de tus compañeros y lo hace de manera frecuente.

Es importante que tengas muy en cuenta que:

fl
Nadie tiene ningún derecho a insultarte, pegarte, aprovecharse de ti o rechazarte y, en definitiva, a tratarte mal. Tú mereces ser tratado/a con respeto. Pide ayuda si alguien en quien confíes te trata mal y no puedes solucionarlo por ti mismo (padres, profesores, algún familiar cercano…).
fl
Tienes todo el derecho a recibir cuidados, cariño, protección y ayuda cuando lo necesites. Cuando no sea así, cuéntalo.
fl
Tus opiniones y sentimientos son importantes, pide que te escuchen si no lo hacen. Necesitas sentirte querido y aceptado para poder crecer y evolucionar como persona.

Si en algún momento te encuentras ante una situación como las que te hemos descrito:

fl
Cuéntaselo a personas adultas de tu entorno en quienes confíes (padres, profesores, familiares cercanos, vecinos…) Ellos te ayudarán a buscar soluciones.
fl
Existen profesionales a los que puedes recurrir para cambiar la situación de maltrato que estés viviendo. Necesitarás el apoyo de un adulto de tu confianza para acceder a ellos. Por eso tienes que contarlo.
fl
El maltrato, ya sea físico o psicológico, es delito y se puede denunciar. Si el maltrato físico te ha dejado marcas, es importante que puedan verte en un centro médico y te hagan un parte de lesiones con el que acudir a denunciar en la comisaría más cercana. Es importante que para hacer esto, pidas que te acompañe un adulto de tu confianza o tus padres. Aunque el maltrato psicológico es más difícil de demostrar, se puede hacer. Pide apoyo a los adultos de tu entorno para que te digan cómo buscar soluciones.

Si crees que puedes encontrarte en una situación como las que te hemos descrito y no sabes a quién recurrir, puedes contactar con nosotros a través de nuestro servicio de Email ANAR, accediendo al mismo a través de nuestra página web (www.anar.org), rellenando el Cuestionario del Menor o bien llamando al Teléfono ANAR de Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo (900 20 20 10), que es gratuito, confidencial y funciona 24 horas, todos los días de la semana. Estos servicios, Email ANAR y Teléfono ANAR, están atendidos por un equipo de profesionales (psicólogos, trabajadores sociales y abogados).