fbpx

Guía sobre las nuevas tecnologías para menores

Todos conocéis lo que son las Nuevas Tecnologías y cómo se usan. Utilizas Internet para buscar información sobre temas que necesitas saber para tus estudios, te comunicas a través del móvil con tus amistades e incluso es posible que tengas web cam para establecer conversaciones.
Sin embargo, es necesario que sepas que las Nuevas Tecnologías, además de ofrecer numerosas ventajas, también conllevan peligros y riesgos que debes conocer para poder protegerte de ellos adecuadamente. En este sentido queremos que tengas en cuenta que:

Los distintos riesgos a los que puedes exponerte al comunicarte a través de las Nuevas Tecnologías son:

fl
 SEXTING: Se trata de la difusión o publicación de contenidos de tipo sexual producidos por el/la propio/a remitente, que es el/la protagonista del contenido. Por ejemplo, una chica le envía fotos en ropa interior a su novio.
fl
 GROOMING: Esta situación se da cuando un adulto contacta con un menor tratando de controlarle emocionalmente con la finalidad de satisfacerse sexualmente. Puede suceder que un adulto conocido por ti, o que no conozcas, se haga pasar por alguien que intente caerte bien, finja gustos y aficiones como los tuyos o mienta en su edad para tener contigo algún tipo de relación sexual.
fl
 CIBERACOSO: Es la  intimidación psicológica hacia un menor a través de medios telemáticos (móvil, ordenador, trablet…). Puede ocurrir también entre los/as propios/as compañeros/as del centro escolar al que acudes.

Con el fin de prevenir que no puedan ocurrirte situaciones como las que te hemos mencionado, hay cosas que puedes hacer:

fl
 Nunca debes dar información personal (nombre, apellidos, edad, domicilio…) a nadie que hayas conocido a través de la Red. Esta persona puede estar haciéndose pasar por alguien que no es y engañarte.
fl
 Por la misma razón, nunca debes quedar para verte de forma presencial con nadie a quien hayas conocido por Internet. Si lo haces, que sea en un lugar público y acompañado de algún adulto de tu confianza. Preferiblemente de tus padres.
fl
 Si en algún momento has empezado a comunicarte con alguien que te gusta y la situación se te ha escapado de las manos, por ejemplo, has empezado a hacer cosas con las que no te sientes cómodo/a pero que la otra persona te pide que hagas, por ejemplo,  has colgado fotos en las que apareces con poca ropa o en actitudes que corresponden a tu intimidad, cuéntaselo inmediatamente a tus padres. Es posible que en un primer momento se enfaden porque les asusta la idea de que pueda ocurrirte algo malo pero pasado ese primer momento, ellos son quienes mejor puede ayudarte. Quieren lo mejor para ti y son  tus responsables legales. Ellos son las personas que tienen la obligación de velar por tu bienestar y seguridad y buscarán la manera de solucionar ese problema.
fl
 Con 14 años ya se tiene edad penal. Esto supone que si alguien con esta edad o mayor comete un delito, tiene que responder ante la justicia.
fl
 No te creas toda la información que aparece en la Red sobre cualquier tema por el que consultes. La información que aparece en Internet, no siempre está escrita por profesionales. Lo mejor es que preguntes a adultos de tu entorno sobre dónde poder informarte o qué páginas son de fiar.
fl
 No dejes que la comunicación con tus amistades se reduzca al ordenador, la tablet o el móvil. La cercanía, contar tus cosas cara a cara a tus amigos/as y el contacto humano, son insustituibles para la evolución positiva de las personas.

Si llegas a encontrarte en una situación como las descritas anteriormente, tienes que saber que:  

fl
 Lo primero que tienes que hacer es contárselo a tus padres para que ellos puedan emprender las acciones legales oportunas para protegerte. Recuerda que son quienes pueden dar los pasos necesarios para hacerlo y que quieren lo mejor para ti.
fl
 Existen unidades especializadas de la Policía y la Guardia Civil que tomarán medidas contra este tipo de delitos.

Si tienes dudas o necesitas orientación sobre cualquier situación relacionada con lo que te hemos comentado, puedes comunicarte con nosotros a través de nuestro servicio de Email ANAR, accediendo al mismo a través de nuestra página web (www.anar.org), rellenando el Cuestionario del Menor, o bien llamando al Teléfono ANAR de Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo (900 20 20 10), que es gratuito, confidencial y funciona 24 horas, todos los días de la semana.