Otras noticias

Sumisión Química: cómo actuar y cuáles son sus síntomas

3 agosto 2022
Otras noticias
Sumisión Química: cómo actuar y cuáles son sus síntomas

Durante las últimas semanas el número de casos de jóvenes que han denunciado sufrir pinchazos de drogas de sumisión química se multiplican por toda la península. Este fenómeno tristemente viral consiste en pinchar a las mujeres en las discotecas con el aparente objetivo de someterlas químicamente. Desde ANAR queremos lanzar consejos para saber ante qué se enfrentan exactamente los jóvenes, cómo poder detectarlo y cómo proceder si te pasa.

¿Qué es la Sumisión Química?

La Sumisión Química puede definirse como la agresión sexual, robo, extorsión y/o maltrato, sufridos bajo la influencia de sustancias psicotrópicas. La sustancia puede administrarse de forma subrepticia o aprovechar sus efectos para cometer el delito, por cuanto la víctima ve disminuida su capacidad para identificar una situación de peligro o resistirse a la agresión.

Este nuevo método de sumisión química que ha aparecido en las últimas semanas lo sufren mientras se encuentran de fiesta y se conoce como: el pinchazo. Cada fin de semana aparecen nuevas denuncias de jóvenes que dicen haber notado un pinchazo en el brazo o en la pierna. Tras ello, comienzan a marearse y a perder cierta capacidad de decisión.

Síntomas de la Sumisión Química:

  • Desorientación
  • Somnolencia o dolor de cabeza
  • Mareos
  • Visión borrosa
  • Pérdida de memoria
  • Vómitos o náuseas
  • Dificultad para moverse o estar de pie
  • Ves o escuchas cosas extrañas

En cuanto notes un pinchazo:

  • Mira en la zona en la que has sentido un pinchazo para ver si hay alguna marca.
  • Coméntaselo a tus amigos/as y no te separes de ellos/as, te podrán ayudar a salir del establecimiento y a comunicarlo a la seguridad del lugar.
  • No te vayas con ningún extraño/a.
  • Comunícaselo a la Policía si hay alguna patrulla cerca de donde estás o llama al 112.
  • También puedes acudir a urgencias en las primeras 24 horas para que puedan examinarte lo antes posible.
  • Contacta con tus padres o familiares para informarles de la situación.

Si eres menor de edad o conoces a alguien que necesita ayuda psicológica, jurídica o social, puedes contar con nosotros.