Consejos ANAR sobre seguridad en internet para padres

Consejos

Consejos ANAR sobre seguridad en internet para padres

22 diciembre 2021
Consejos
Consejos ANAR sobre seguridad en internet para padres

Como padres de adolescentes nos preocupan los peligros de las redes sociales. Mientras nuestros hijos son unos nativos digitales, nosotros prácticamente acabamos de llegar al mundo de las nuevas tecnologías, somos unos inmigrantes digitales.

A veces estamos desorientados, perdidos, no sabemos cómo protegerles y tendemos a prohibir. Debemos entender que las redes sociales se han convertido en un escenario de socialización muy importante para nuestros hijos, en el que desarrollan muchas habilidades y aprenden a relacionarse con los demás. Es importante conocer cómo funciona Internet, las redes sociales y los peligros que se pueden encontrar para crear un espacio seguro donde nuestros hijos puedan fomentar capacidades que le permitan establecer vínculos con sus iguales.

Hablar con ellos, aconsejarles, educar en el respeto y advertir de los riesgos son la clave para que éstos puedan navegar con tranquilidad.

Aquí os dejamos algunas cuestiones que debéis conocer:

  • Conecta con tus hijos

El mundo cibernético es un espacio que al igual que el real requiere de un acompañamiento por parte de los padres. Nos preocupamos y ocupamos de que nuestros hijos salgan con los amigos en un escenario seguro y saludable. Nuestros hijos necesitan ese mismo cuidado en el mundo de las nuevas tecnologías. Como adultos responsables debemos conocer Internet y hablar con nuestros hijos sobre la seguridad en la red.

  • Con wi-fi hasta en la nevera.

Hoy en día son muchos los dispositivos que utilizan nuestros hijos: teléfonos móviles inteligentes (smartphones), tablets, ordenadores, portátiles y consolas. Todos ellos tienen conexión a internet y deben estar protegidos. Instala un sistema de filtro, bloqueo y software de control apropiado para su edad en todos los dispositivos habilitados para Internet.

  • ¿Sabemos con quién se relacionan nuestros hijos?

Como padres nos interesa conocer con quiénes salen nuestros hijos, qué tipo de compañía tienen, etcétera. En la mayoría de casos conocemos sus amistades personalmente, pero los adolescentes se relacionan además con un alto porcentaje de amigos a través de la red. Es necesario que nos mantengamos involucrados en el mundo on-line de nuestros hijos/as, interesándonos por los sitios webs que visitan y las personas con las que se comunican. Es necesario establecer normas y límites en el uso de las nuevas tecnologías, por ejemplo: en qué momentos del día pueden utilizarlas, cuánto tiempo pueden estar conectados, qué uso hacer de ellas etcétera.

  • ¡Ponte al día!

Internet está en un proceso de cambio constante. Cada día salen al mercado nuevas aplicaciones, nuevas redes sociales, nuevos espacios y sitios de internet etcétera. Es necesario que los padres nos familiaricemos con los que utilizan nuestros hijos, sepamos cómo funcionan, por qué le interesan y si son adecuadas para su edad.

  • Privacidad

Para prevenirles de peligros y situaciones difíciles, una de las normas de oro que siempre debemos darles es que nunca deben dar información personal en línea. Por ejemplo, información detallada sobre su ubicación actual, domicilio, número de teléfono, cuentas bancarias, fotos familiares, etc. Mantener nuestra privacidad y seguridad es indispensable para relacionarnos en un entorno seguro.

  • En Internet no todo el mundo es quien dice ser

Para cuidar a nuestros hijos debemos explicarles que únicamente deben aceptar solicitudes de amistad de personas a las que realmente conozcan. Nunca han de quedar con alguien que hayan conocido a través de internet sin hablar primero con nosotros.

  • Violencia de Género 2.0.

Las formas de control se adaptan a las nuevas tecnologías. Los adolescentes que ejercen violencia de género ven en las redes sociales un riesgo de perder el dominio sobre sus parejas, por ello utilizan las nuevas tecnologías como medio para seguir ejerciendo control, poder, amenazas y malos tratos. Por ejemplo: limitar los amigos que la pareja tiene en el Tuenti o en el whatsApp, utilizar fotos comprometidas como modo de extorsión para que su pareja no rompa la relación, usar aplicaciones que permiten detectar su ubicación exacta en cada momento etcétera. Nuestros hijos necesitan que les ayudemos a discriminar las relaciones saludables de otras que son dañinas, por eso debemos aconsejarles que no compartan con sus parejas las contraseñas y que no permitan que se ejerza un control sobre sus contactos.

  • ¿Qué comparten en la red?

A veces los adolescentes no son conscientes de las consecuencias que puede tener publicar material inapropiado en la red. Es necesario que se sientan acompañados y ayudados en una toma de decisiones responsable y segura en cuanto a las publicaciones que realizan. En ocasiones necesitan discriminar qué contenido y en qué situación puede traer aparejadas consecuencias negativas. Debemos ayudarles a pensar qué cosas pueden compartir y cuáles entrañan un peligro porque puede hacerse un uso indebido, malinterpretarse o sacarse de contexto. Es necesario que tomen conciencia de que lo que se publica en la red deja de pertenecerles y pierden el control sobre ello.

  • Sexting, grooming, y demás peligros en la red.

Como padres y adultos de referencia importantes para ellos, debemos estar informados sobre los posibles peligros a los que se puedan enfrentar nuestros hijos (por ejemplo, acoso cibernético, sexting, grooming, etc.) y hablar esto con ellos. En el caso de que se encuentren inmersos en alguna de estas situaciones se le deberá advertir que no borre nada para posibilitar que pueda ser investigado posteriormente. Las redes sociales tienen un botón de denuncia, además de acudir al organismo pertinente. Debemos advertir a nuestros hijos que ante la menor duda de que estén siendo acosados no sigan respondiendo a los mensajes y bloqueen a dicha persona para que no se ponga en contacto de nuevo.

PÍDENOS AYUDA SI LA NECESITAS

Ayúdanos a que tu hijo/a conozca el Teléfono ANAR de Ayuda a Niños y Adolescentes 900 20 20 10. Está atendido por psicólogos, apoyados por trabajadores sociales y abogados. Atendemos las 24 horas, todos los días del año. Es una línea segura: anónima, confidencial y gratuita.

Tú como adulto, también puedes encontrar asesoramiento psicológico, social y jurídico en eTeléfono de la Familia y los Centros Escolares 600 50 51 52.

Consejos ANAR a los padres para evitar la adicción a las nuevas tecnologías en los/as hijos/as

Consejos

Consejos anar a los padres para evitar la adicción a las nuevas tecnologías en los/as hijos/as

22 diciembre 2021
Consejos
Consejos ANAR a los padres para evitar la adicción a las nuevas tecnologías en los/as hijos/as

Cómo evitar la adicción a las nuevas tecnologías en los/as hijos/as

En los últimos tiempos, las nuevas tecnologías han revolucionado las comunicaciones, el trabajo y también las relaciones. A diario, y a través de todo tipo de dispositivos, podemos  buscar información, conectarnos con personas conocidas o desconocidas, mantener conversaciones a distancia…

La vida de los menores de edad también está estrechamente ligada al uso de estas tecnologías, que tienen aspectos muy positivos para ellos, pero que es importante que aprendan a controlar y usar en su beneficio.

Para ello, los profesionales de la Fundación ANAR han elaborado una serie de consejos que ayudarán a evitar que los niños y adolescentes se “enganchen” a las Nuevas Tecnologías y, por el contrario, las utilicen de forma constructiva.

  • Recíclate

Quedarse atrás, es quedarse fuera sin ofrecer el control y la seguridad que vuestros hijos necesitan.  Es importante que estéis al día de los avances que ofrecen las tecnologías para así poder saber en qué mundo se están moviendo vuestros/as hijos/as y poder acompañarles y ayudarles a utilizarlas con sentido.

  • No les dejes solos

Para los más pequeños (10-13 años) que empiezan a familiarizarse con las tecnologías, es fundamental que las utilicen en un lugar común de la casa para que podáis ejercer el control necesario sobre el tiempo y supervisar personalmente los contenidos que utilizan.

  • Reglas, normas, acuerdos…

Para los adolescentes. Para evitar un uso excesivo e inapropiado, estableced junto a vuestros hijos reglas consensuadas para utilizar la tecnología a su alcance.

  • Ofrécele otras oportunidades

No se les puede quitar el ordenador o el móvil y dejarles sin otras posibilidades de ocio en su tiempo libre. Así, es interesante que les enseñéis la importancia de relacionarse con sus iguales en persona, realizar actividades deportivas en grupo, lo atractivo de la lectura… Además, el tiempo que se pasa en familia planeando actividades, visitando familiares o amigos y acudiendo a lugares nuevos, les enseñará lo positivo del contacto personal y el uso alternativo del ocio saludable. Dedicadles una parte importante de vuestro  tiempo y, procurad que sea de calidad.

  • Dales ejemplo

Para que vuestros/as hijos/as aprendan los mensajes que les dais, es necesario que seáis ejemplo para ellos/as. Si les estáis diciendo que no es bueno pasar muchas horas conectados a juegos de ordenador o chateando, no lo hagáis vosotros.

  • Navega, chatea y juega con tus hijos 

Hacerlo es importante para que sepáis cuáles son sus gustos y evitéis que utilicen juegos o información inadecuada para su edad y etapa de crecimiento. Tened en cuenta la posibilidad de establecer filtros para que no puedan acceder a todo tipo de páginas y contenidos.

  • Enséñale a querer y aceptarse como es 

Fomentad en vuestros hijos/as desde pequeños/as una autoestima saludable. Esto les ayudará a aceptarse tal como son y relacionarse con los/as demás con seguridad. Así no buscarán “refugiarse” detrás de una imagen ficticia que inventarán en las Redes Sociales.

  • Enséñale a organizar su tiempo 

Necesitan de vuestra orientación y acompañamiento para adquirir el hábito de estudio, trabajo y responsabilidad adecuada para llegar a convertirse en adultos independientes y responsables en el futuro. De esta manera, también tendrán aspectos importantes en su vida de los que ocuparse además de estar “conectados”.  Enseñadles a ser cuidadosos con sus horas de sueño, sin interrupciones.

  • ¡Sepárales del móvil! 

No sólo en clase deben respetar la norma escolar de no usar el móvil, también durante los tiempos de estudio. Además, no caigáis en el error de utilizar la tecnología para tenerles entretenidos. El uso debe ser con una finalidad concreta, no para rellenar tiempo o como “guardería”. Es muy importante entender que la adicción a las Nuevas Tecnologías está claramente reforzada por el tiempo que pasan utilizándolas.

  • Transmítele información sobre protección y riesgos para ayudarles a que ellos utilicen su pensamiento crítico 

Es útil explicar el peligro de  entrar en contacto con gente que no han conocido en persona, la importancia de evitar entrar a cualquier tipo de manipulación a través de Internet, aprender a desconfiar de muchos de los contenidos publicados, el riesgo de facilitar información personal….y lo más importante: si tienen algún problema, que puedan hablar con vosotros, porque estaréis dispuestos a ayudarles  siempre.

PÍDENOS AYUDA SI LA NECESITAS

Ayúdanos a que tu hijo/a conozca el Teléfono ANAR de Ayuda a Niños y Adolescentes 900 20 20 10. Está atendido por psicólogos, apoyados por trabajadores sociales y abogados. Atendemos las 24 horas, todos los días del año. Es una línea segura: anónima, confidencial y gratuita.

Tú como adulto, también puedes encontrar asesoramiento psicológico, social y jurídico en eTeléfono de la Familia y los Centros Escolares 600 50 51 52.

10 consejos para prevenir el bullying

Consejos

10 consejos para prevenir el bullying

22 diciembre 2021
Consejos
10 consejos para prevenir el bullying

10 pautas para padres para prevenir el acoso escolar

Nos referimos a acoso escolar cuando hablamos de situaciones basadas en la “desigualdad” entre el agresor y la víctima, en la que se establece una relación dominio-sumisión y podemos describirlo como: acciones, o conductas donde uno o más alumnos insultan, difaman, amenazan, chantajean, difunden rumores, pegan, roban, rompen cosas, ignoran o aíslan a otros de manera sistemática y prolongada en el tiempo. Estos actos producen en quien los sufre sentimientos de indefensión e inferioridad.

Para ello, te proponemos los siguientes consejos para prevenir y detectar a tiempo el acoso escolar:

  • Permanece atento a las señales de alerta:

Si tu hijo/a está sufriendo acoso escolar es posible que evita ir a clase, está más nervioso o retraído, presenta síntomas psicosomáticos (dolor de tripa, cefaleas, vómitos, insomnio…), su material escolar desaparece con frecuencia, si pierde el interés por los estudios o el rendimiento baja súbitamente.

  • Mantén la calma:

Habla con él/ella sobre sus preocupaciones y sobre su vida en el día a día en el colegio, transmitiéndole tranquilidad. Si no actuamos serenamente los niños no se atreven a contar sus problemas por miedo a nuestra reacción y por evitar angustiarnos, y por tanto no podremos ayudarles.

  • Habla con tu hijo/a sobre cómo resolver sus problemas:

Ponle algún ejemplo de tus dificultades y cómo has sabido resolverlas. Con ello, le estás demostrando dos importantes lecciones: que todos tenemos problemas, que no estamos solos y que necesitamos contarlo para buscar soluciones.

  • Fomenta su autoestima:

El valor que tiene ser único y transmítele que sus diferencias le hacen singular. Esfuérzate para que tu hijo se sienta muy valorado y querido, que tenga una visión sana de sí mismo/a y acepte sus defectos de manera realista.

  • Ponte en contacto con el centro escolar e infórmales de la situación:

Los centros escolares están obligados a implicarse y tomar medidas, deben actuar también ante casos de Ciberbullying aunque el acoso ocurra fuera del centro. Puedes pedir una reunión con el tutor/a de tu hijo/a para contarle la situación. Pondrán en marcha un protocolo de actuación en el que intervendrán: el tutor/a, orientador/a jefatura de estudios y dirección, para proteger a tu hijo/a ayudarle, fomentar relaciones sociales sanas y de igualdad, así como para trabajar con el alumno/a que esté acosando. Si el acoso está teniendo lugar a través de las Nuevas Tecnologías, existen grupos especializados de la Policía y Guardia Civil a los que se puede acudir para denunciar la situación.

  • Solicita al centro escolar que impartan formación sobre el acoso escolar y el ciberacoso, así como sobre la gestión de las emociones y resolución de conflictos:

Los centros que llevan a cabo este tipo de actividades, además de enseñar herramientas básicas para la vida, identifican situaciones que aún pueden prevenirse.

  • Ayúdale tú también a poner en palabras sus emociones:

Cuando tu hijo/a esté triste, se enfade o esté frustrado, conecta con su emoción y enséñale a entender y superar su malestar.

  • Enséñale que existen límites:

Que no se pueden traspasar, ni en casa, ni fuera de ella y que los actos violentos tienen consecuencias para quien los hace. Asegúrate que tiene clara la diferencia entre “ser popular” (por ser agresivo o acosador) y ser aceptado y querido por los demás por su forma sana de relacionarse.

  • Indica a tu hijo/a que si existe una situación de violencia en el centro escolar, ha de ser solidario:

No defender a un compañero y acallar la situación, también implica formar parte del juego del acoso escolar y fortalecer la posición de poder del agresor. “Si te callas, ante el acoso a otro compañero, te conviertes en cómplice y en agresor pasivo”. Ayúdale a ser empático/a : “ponerse en el lugar de la víctima”. Reflexiona con tu hijo/a ¿Si alguien te acosara, cómo te sentirías.

  • Si tu hijo/a muestra actitudes violentas para conseguir algún fin, corrígele:

No dejes que esta sea la manera en que logra sus objetivos, y muéstrale también a través de tu ejemplo como padre/madre, que las metas se alcanzan sin necesidad de ser violentos. Aprender a respetar a los demás es básico en cualquier relación de convivencia.

FIRMA NUESTRA PETICIÓN CONTRA EL BULLYING

Desde Fundación ANAR pedimos al Gobierno y las Administraciones Públicas que tramiten de urgencia una Ley Integral contra la Violencia a la Infancia y la Adolescencia que proteja a los menores de edad frente a todo tipo de violencia, incluido el acoso escolar. Puedes firmar haciendo clic aquí.

PÍDENOS AYUDA SI LA NECESITAS

Ayúdanos a que tu hijo/a conozca el Teléfono ANAR de Ayuda a Niños y Adolescentes 900 20 20 10. Está atendido por psicólogos, apoyados por trabajadores sociales y abogados. Atendemos las 24 horas, todos los días del año. Es una línea segura: anónima, confidencial y gratuita.

Tú como adulto, también puedes encontrar asesoramiento psicológico, social y jurídico en el Teléfono ANAR del Adulto y la Familia 600 50 51 52.

¿Qué edad es la apropiada para usar el móvil?

Consejos

¿Qué edad es la apropiada para usar el móvil?

22 diciembre 2021
Consejos
¿Qué edad es la apropiada para usar el móvil?

¿Qué edad es la apropiada para usar el móvil?  

En relación a las noticias sobre la prohibición en Francia del uso de móviles para menores de 15 años en los colegios, la Fundación ANAR quiere lanzar unos consejos sobre el uso de estos dispositivos en los adolescentes con el fin de ayudar a los padres y madres a transmitirles la información necesaria para un uso útil y evitar situaciones de riesgo.

  • Valora vuestras circunstancias familiares y la madurez de vuestro hijo/a

Aunque el uso del teléfono móvil en edades tempranas no es lo más aconsejable por las razones que después vamos a describir, es muy importante tener en cuenta que hay circunstancias familiares (padres que no pueden ver lo suficiente a sus hijos, circunstancias laborales, viajes…) que pueden justificar el uso de un teléfono móvil para comunicarnos con ellos. Siempre hay que tener en cuenta la madurez del menor y que existe la posibilidad de entregarles un teléfono móvil con voz pero sin acceso a datos. Puede que no sea la opción que más guste a vuestros hijo/as, sin embargo sabemos que  no siempre lo que ellos piden es lo que más les conviene.

  • Establece unas normas y límites de uso para evitar que afecte a su rendimiento escolar

El uso excesivo del móvil puede afectar el rendimiento escolar. Los adolescentes que forman parte de grupos en redes sociales o en WhatsApp, pueden tener dificultades para limitar su uso. Es por ello que si están realizando cualquier tarea académica y tienen el móvil delante, reciben estímulos constantemente que dificultan la concentración. Es muy importante establecer una limitación de horario y un uso responsable con control parental.

  • Enséñale a separase de su teléfono móvil porque podría ser perjudicial para su desarrollo

El abuso del teléfono móvil puede ser perjudicial no solo a nivel psicológico para nuestros hijos/as. Aunque las investigaciones aún no son concluyentes, la OMS alerta sobre la posibilidad de que la exposición prolongada y diaria a la radiación electromagnética de alta frecuencia que emiten los móviles, puede interferir en el desarrollo de estructuras cerebrales y que este daño puede ser aún mayor durante la adolescencia[1]. Por otro lado, algunos estudios apuntan a que la luz del teléfono móvil, cuando éste se mira en la oscuridad, puede producir  ceguera parcial,[2] agresividad e interferir en el sueño[3].

  • Si observa los síntomas de una posible adicción al móvil pida ayuda a un profesional

El Teléfono ANAR detecta casos graves en los que los jóvenes padecen adicción al móvil, Internet y las redes sociales. Si detectas que tu hijo/a se siente incapaz de desprenderse de su teléfono, controlar su uso y afecta a sus responsabilidades, podríamos estar ante una adicción al móvil[4].

El momento ideal para establecer las limitaciones de horario/días de uso… es cuando se entrega el teléfono móvil. Si no se establecen límites en su uso desde el principio, puede ser difícil que posteriormente acepte limitaciones. Una buena idea es firmar un contrato en el que acuerdes con tu hijo/a las condiciones de uso. Puedes descargar nuestro «Contrato ANAR para el buen uso del móvil»

  • Fomenta la interacción presencial de tu hijo/a con sus iguales

Usar el móvil a edades tempranas puede ser peligroso para su desarrollo social porque puede propiciar el aislamiento. Los jóvenes necesitan relacionarse con sus iguales pero si sólo lo hacen a través de las nuevas tecnologías, se pierden la interacción personal. En un momento esencial para el desarrollo social, esta posibilidad podría llevar a un empobrecimiento de sus relaciones de amistad y a una disminución en el disfrute del contacto “cara a cara” tan necesario para su desarrollo.

  • Procura posponer el momento de entregarle un teléfono móvil para prevenir el ciberbullying

Según el estudio realizado por la Fundación ANAR y la Fundación Mutua Madrileña[5], las víctimas de Ciberbullying (acoso escolar a través de las nuevas tecnologías) tienen mayor propensión para sufrirlo a través del teléfono móvil (WhatsApp) entre los 12 y los 14 años. A partir de esa edad disminuyen las probabilidades de sufrir este grave problema.

  • Háblale de los peligros de acceder a la redes

La pre-adolescencia y adolescencia son momentos esenciales para la socialización del ser humano. Ellos sienten en estas etapas que el reconocimiento, la aprobación  y la popularidad entre sus iguales son fundamentales y por eso desean tener un gran número de seguidores.  Unido a la escasa percepción de riesgos, estas razones les llevan a admitir a personas desconocidas en sus redes sociales.

Además de éstos contactos, entre los peligros más destacados están: el acceso a contenidos inapropiados, difusión de imágenes comprometidas, facilitar datos personales y el ciberacoso (violencia de género, sexting, grooming…)

  • Utiliza aplicaciones de control parental

Cuando vuestros/as hijos/as empiezan a usar el móvil, pueden acceder a información no siempre adecuada para su edad o contactar con personas que puedan hacerles daño. Por ello, además de hablar con ellos/as sobre estos peligros, es importante que sepáis que existen aplicaciones de control parental muy recomendables para protegerles.

  • Dale ejemplo

Si transmites a tus hijos/as la necesidad de un uso responsable del móvil, es importante que tú también lo hagas así. Es esencial darles ejemplo del uso adecuado del teléfono móvil y así darle coherencia al mensaje que les estás transmitiendo.

  • Si necesitas ayuda, llámanos

Si queréis consultarnos sobre este tema o cualquier otro relacionado con vuestros/as hijos/as, no dudéis en poneros en contacto con la Fundación ANAR a través de sus líneas de ayuda: Teléfono de la Familia y los Centros Escolares (600 50 51 52) ó del Email ANAR, entrando en nuestra página web (www.anar.org). En cualquiera de ellas, un equipo de psicólogos, trabajadores sociales y abogados, resolverán vuestras dudas y os orientarán.

Consejos a los padres y madres para la prevención del abuso sexual en sus hijos/as

Consejos

Consejos a los padres y madres para la prevención del abuso sexual en sus hijos/as

22 diciembre 2021
Consejos
Consejos a los padres y madres para la prevención del abuso sexual en sus hijos/as

10 consejos a los padres y madres para la prevención del abuso sexual en sus hijos/as

El abuso sexual es una situación traumática que sufren muchos menores. Una situación de este tipo, produce dolor y angustia. Sin embargo, para poder proteger a vuestros hijos/as, es necesario que vosotros y ellos/as sepáis que existe el abuso sexual. En este sentido, tenéis que saber que la mayoría de los abusos a menores los cometen personas cercanas al entorno del niño/a. Son personas conocidas que tienen fácil acceso a ellos. El silencio que rodea esta experiencia es lo que permite que la situación se siga manteniendo.

Tras las recientes y alarmantes noticias sobre abusos sexuales en menores de las que se han hecho eco los medios de comunicación, la Fundación ANAR quiere ofrecer a los padres y las madres unos consejos para prevenir desde la familia el abuso sexual:

  • La comunicación familiar es la mejor forma de prevención

Es importante que cada día habléis con vuestros hijos/as, les preguntéis y les observéis. Mostrad una actitud cercana y de escucha, creando un clima de confianza. Preguntadles por su día a día, compañías, ocio, profesores/as… Contad también vuestros problemas y mostradles que siempre se puede buscar una solución. De esta manera, si vuestro hijo/a tiene cualquier problema, acudirá a vosotros. Ellos/as tienen que saber que pueden acudir a vosotros pase lo que pase.

  • Existen factores de protección contra el abuso sexual

Algunos factores de protección contra situaciones de este tipo son:

–       Que los dos progenitores (padre y madre) sean partícipes del cuidado del niño desde el momento de su nacimiento.

–       Enséñales a identificar sus partes íntimas y a nombrarlas correctamente, os recomendamos que veáis el vídeo de La Regla de Kiko del Consejos de Europa.

  • Es necesario que les enseñéis a decir “no” y que hay zonas de su cuerpo que solo pueden tocar ellos

Cuando los niños/as son pequeños, es necesario que aprendan a diferenciar una situación agradable de otra que no lo es. Así mismo, a distinguir situaciones positivas de contacto de aquellas que son “raras” o les hacen sentir mal. Las zonas íntimas de su cuerpo pertenecen a la parcela de su intimidad y nadie debe tocarlas. Si alguien quiere hacerlo, tiene que negarse y contarlo al adulto más cercano en quien confíe. De la misma manera, nadie puede obligarle a tocar a otra persona o a presenciar escenas que le hagan sentir violento. Si eso ocurre, os lo tiene que contar.

  • Es importante que les enseñéis a distinguir entre secretos buenos y malos

El abuso sexual suele estar rodeado de secretismo y culpabilidad. Cuando una persona adulta quiere abusar sexualmente de un menor y no quiere que le descubran, utiliza al niño/a diciéndole que es un secreto entre ambos y que si lo cuenta, algo malo le pasará a él o a su familia. Por ello, es muy importante enseñar, sobre todo a los pequeños, a distinguir entre “secretos buenos” (una sorpresa para un regalo)  y “secretos malos” (cuando sientes que no estás bien callándote). Además, es necesario que les remarquéis que ante este tipo de actuaciones, el único culpable es la persona que está obligándole a hacer algo que no quiere hacer.

  • Enseñadles los riesgos que existen a través de las nuevas tecnologías

El Sexting, el Grooming y otras formas de ciberacoso son algunos de ellos. Los/as adolescentes manejan de forma constante el mundo de las nuevas tecnologías sin saber que existen conductas que les pueden poner en riesgo. En este sentido, es muy importante que les alertéis sobre la falsa identidad que pueden tener algunas personas que contacten con ellos/as porque pueden querer aprovecharse y tener intenciones que nada tienen que ver con lo que ellos/as tienen en mente. Por esto, es necesario que no den datos personales suyos, no difundan imágenes propias a través de la red, ni queden personalmente con nadie para conocerse. Además, deben saber que difundir imágenes de contenido sexual de otras personas, es un delito.

  • No pongáis en duda el testimonio de vuestro hijo/a cuando os dice que ha sufrido abuso sexual

Cuando un niño pequeño habla de abuso sexual no pongáis en duda porque algo le está pasando. Para él/ella supone un gran esfuerzo hacerlo porque se siente mal. Reforzadle lo valiente que está siendo al hablar sobre lo que le ha ocurrido y hacedle saber que vosotros, sus padres, vais a hacer cuanto esté en vuestra mano para protegerle/a.

Por otro lado, en niños muy pequeños, una conducta que debe hacernos sospechar, son los juegos sexualizados. Ante la duda, consultad al Teléfono ANAR

  • La exploración de este tipo de problemas debe hacerse siempre por un profesional en la materia

Mantened una actitud de serenidad ante vuestro hijos/a y tened cuidado con las preguntas que le hacéis sobre la situación que ha vivido. A pesar de la angustia, la rabia, el miedo y cuantas emociones negativas os genere, escuchar que vuestro hijo/a ha sido víctima de abuso sexual, tratad de no agobiarlo con preguntas porque puede bloquearse, retractarse y no querer contar más. El acogimiento que vosotros le deis y la angustia que mostréis, será lo que determine el significado y la emoción que le de vuestro hijo/a al acontecimiento. Por ello, es importante que sean los profesionales competentes quienes indaguen cómo han ocurrido los hechos.

  • No culpabilicéis ni juzguéis a vuestro hijo/a cuando os esté contando lo que le ha ocurrido

Si vuestro hijo/a os está contando que ha sido víctima de un abuso sexual, no le culpabilicéis por ello. En ocasiones, los sentimientos desagradables que podéis sentir al saber lo que ha ocurrido, pueden haceros culpar a vuestro hijo/a o decirle lo que debería haber hecho. Pensad que ha pasado por una situación, en la que, dependiendo de la edad, se ha podido sentir partícipe sin tener conocimiento o incluso viviendo algo desagradable y traumático. Por ese motivo, lo que ahora necesita es sentir que vosotros le entendéis, apoyáis y protegéis. La única persona culpable en un abuso sexual, es quien lo comete.

  • El abuso sexual también puede cometerlo otro menor

Solemos pensar que cuando se da una circunstancia de abuso sexual, es de un adulto hacia un menor. Sin embargo, hay veces que un menor se vale de su situación de poder (mayor edad, conocimiento de cómo es el niño/a…) para aprovecharse de él/ella sexualmente. En estos casos, si el menor agresor tiene 14 años o más, tiene edad penal y ante una denuncia, deberá responder ante la justicia. Si es menor de esa edad, serán los padres quiénes tengan que responder ante lo que su hijo ha hecho y ante la denuncia, intervendrán los organismos competentes en materia de menores.

PÍDENOS AYUDA SI LA NECESITAS

Ayúdanos a que tu hijo/a conozca el Teléfono ANAR de Ayuda a Niños y Adolescentes 900 20 20 10. Está atendido por psicólogos, apoyados por trabajadores sociales y abogados. Atendemos las 24 horas, todos los días del año. Es una línea segura: anónima, confidencial y gratuita.

Tú como adulto, también puedes encontrar asesoramiento psicológico, social y jurídico en el Teléfono ANAR del Adulto y la Familia 600 50 51 52.

Consejos para evitar el castigo físico

Consejos

Consejos para evitar el castigo físico

22 diciembre 2021
Consejos
Consejos para evitar el castigo físico

10 consejos a los padres y las madres para evitar el castigo y físico con sus hijos/as

Tras las últimas noticias sobre los distintos tipos de castigo físico que, en ocasiones, utilizan los padres y madres con sus hijos/as, y de las que se han hecho eco los medios de comunicación, la Fundación ANAR quiere explicar por qué recurrir a este tipo de castigo en la educación de los hijos/as, puede traer consecuencias negativas en su evolución y aportar alternativas saludables y positivas.

  • Dedicad tiempo a estar con vuestros hijos/as

El tiempo que paséis con vuestros hijos/as hablando con ellos o compartiendo sus juegos, es un regalo para todos y es importante hacerlo desde edades tempranas. Invitadles a que os hablen de su día a día y hacedlo también vosotros adaptando el lenguaje a su edad. De esta manera les estaréis enseñando que es normal tener problemas y la forma de buscar soluciones, además de construir una convivencia positiva.

  • Poneos de acuerdo entre vosotros, padres, en las normas, límites y consecuencias que vais a establecer con vuestros hijos/as

Para que ellos crezcan y evolucionen positivamente, necesitan saber que en su familia hay unas normas que cumplir, unos límites que respetar y unas consecuencias (nunca maltrato físico ni psicológico) en caso de no hacerlo. Y es importante que os mostréis unidos y firmes en esas decisiones y en el cumplimiento de las consecuencias para que ellos no puedan manipular la situación.

  • Adaptad las normas y límites a la edad de vuestros hijos/as

Sobre todo en la adolescencia, es importante que impliquéis a vuestros hijos/as en la elección de las normas y límites que se van a establecer y así será más fácil que las cumplan. No obstante, es importante que les dejéis claro que, como padres, tenéis la obligación de protegerles y buscar su bienestar.

  •  Escuchad a vuestros hijos/as

Si vuestro hijo/a ha quebrantado alguna norma o se ha saltado algún límite, antes de aplicar las consecuencias a ese comportamiento, escuchad sus razones. Tal vez sea necesario que tengáis que sancionarle después de su explicación, pero se sentirá escuchado y atendido emocionalmente.

  • Usar el castigo físico como método para educar es perjudicial en todos los niveles de desarrollo

Además, puede generar a largo plazo dificultades en las relaciones con los demás y alteraciones en la salud mental. Hay alternativas que no dañarán la integridad de vuestros hijos/as como, por ejemplo, la retirada de privilegios.

  • Sed coherentes en la aplicación de consecuencias con vuestros hijos/as

Las consecuencias que apliquéis al incumplimiento de las normas deben ser proporcionadas al hecho que se ha producido y ajustadas en el tiempo para que hagan el efecto deseado, el aprendizaje.

  • Sois ejemplo para vuestros hijos/as

Si sois violentos con ellos a la hora de educarles, les estáis enseñando un modelo agresivo de resolver conflictos que les traerá muchas dificultades en su vida adulta, ya que pueden reproducirlo. Si, por el contrario, os mostráis firmes pero cercanos en vuestra forma de educarles, les estáis transmitiendo que pueden contar con vosotros y no necesitarán buscar fuera de casa el afecto que necesitan para crecer y evolucionar positivamente.

  • Antes de actuar por impulso, paraos a pensar

Es necesario saber identificar las señales que os avisan que os estáis alterando. En ese momento, es importante aplazar la conversación con vuestro hijo/a a otro momento en que podáis hablar de lo ocurrido con tranquilidad. Recordad que vuestros hijos/as, igual que vosotros, no son perfectos y pueden cometer errores. De esta manera estáis enseñándoles que el comportamiento de las personas no debe estar manejado por impulsos y emociones negativas.

  • Llevar una vida sana, favorece la salud emocional

Consumir cualquier tipo de droga, incluso las aceptadas socialmente (alcohol y tabaco), o no descansar lo suficiente, puede hacer que estemos más sobrecargados de tensiones. En un alto porcentaje de los casos de maltrato, el alcohol está presente. Si os alimentáis adecuadamente, descansáis lo suficiente y descargáis tensiones a través de la actividad física, estaréis más tranquilos y relajados en vuestra convivencia familiar.

  • Si tenéis dificultades para establecer una buena comunicación y convivencia con vuestros hijos/as, buscad ayuda profesional

Es posible que las circunstancias y vivencias que hayáis tenido a lo largo de vuestra vida, influyan en la manera de establecer relaciones y os dificulten la convivencia familiar. Si esto es así, buscar ayuda profesional os ayudará no sólo a vosotros sino que vuestros hijos/as también se beneficiarán de ello.

PÍDENOS AYUDA SI LA NECESITAS

Puedes hacerlo a través de nuestras líneas de ayuda: Teléfono ANAR del Adulto y la Familia (600 50 51 52) o Email ANAR, entrando en nuestra página web (www.anar.org). En cualquiera de ellas, un equipo de psicólogos apoyados por trabajadores sociales y abogados, resolverán vuestras dudas los 365 días del año, las 24 horas del día.

Ayúdanos a que tu hijo/a conozca el Teléfono ANAR de Ayuda a Niños y Adolescentes 900 20 20 10. Está atendido por psicólogos, apoyados por trabajadores sociales y abogados. Atendemos las 24 horas, todos los días del año. Es una línea segura: anónima, confidencial y gratuita.

GUÍA SOBRE BULLYING O ACOSO ESCOLAR PARA PROFESIONALES

Hablamos de Acoso Escolar o Bullying cuando se producen situaciones, acciones y conductas en las que uno o más alumnos/as insultan, difaman, amenazan, chantajean, difunden rumores, pegan, roban, rompen cosas, ignoran o aíslan a otros/as de manera sistemática o prolongada en el tiempo.

Estas situaciones se pueden dar dentro del propio centro escolar (recreos, cambios de clase, aula, pasillos, baños…) y/o fuera del mismo (en la entrada o salida, de camino a casa o en la ruta). También pueden ocurrir que este acoso se de a través de medios telemáticos (correo electrónico, mensajes a través del móvil o Redes Sociales).

Los implicados son los AGRESORES, las VÍCTIMAS y los ESPECTADORES y cada uno de ellos desempeña un papel muy importante a la hora de provocar y/o mantener una situación de Bullying.  Abordaremos el papel de los/as agresores/as y las víctimas porque su papel es más relevante en estas situaciones y sobre los que más tendréis que trabajar los profesionales.

¿Cómo puede darse cuenta un/a profesor/a que se está produciendo una situación de Acoso Escolar?

Comportamiento de la VÍCTIMA:

  •  Está más triste y vulnerable
  •  Falta a menudo a clase
  •  Se relaciona menos con los compañeros
  •  Puede presentar marcas, rasguños…
  •  A menudo le desaparecen sus cosas
  •  Hay cambios de actitud y conducta ( más introvertido, menos participativo, baja el rendimiento, etc.)

Comportamiento del AGRESOR: 

  •  Con frecuencia forma parte de peleas, disputas y enfrentamientos
  •  A menudo no controla sus impulsos y reacciones
  •  Se muestra más agresivo
  •  Justifica sus reacciones violentas y no valora la gravedad de sus actos

¿Qué debe hacer un centro si han detectado una situación de acoso?

Los centros escolares están obligados a parar situaciones de acoso entre sus alumnos/as porque disponen de los recursos necesarios para hacerlo. Por tanto, deben:
  •  Investigar y recabar información
  •  Hablar con las partes implicadas
  •  Trabajar el tema en clase (tutorías)
  •  Comunicar la situación al Equipo Directivo y de Orientación
  •  Hablar con las familias de las partes implicadas
  •  Adoptar medidas oportunas (Comisión de Convivencia o Consejo Escolar) teniendo en cuenta el Reglamento de Régimen Interno
  •  Valorar la posibilidad de facilitar a la víctima apoyo psicológico
  •  Seguimiento y evaluación de las medidas adoptadas

Necesidad de colaboración con otros organismos y profesionales, tales como:

  •  Inspección Educativa
  •  Centro de Formación al Profesorado
  •  Fiscalía de Menores, sección Reforma o Menores en Conflicto Social
  •  Policía Municipal
  •  Servicios Sociales
  •  Servicios de Salud

GUÍA SOBRE BULLYING O ACOSO ESCOLAR PARA PADRES

Hablamos de Acoso Escolar o Bullying cuando un/a compañero/a tiene con otro/a una relación de poder basada en el miedo y no está respetando sus derechos básicos. Se producen entonces situaciones, acciones y conductas en las que uno o más alumnos/as insultan, difaman, amenazan, chantajean, difunden rumores, pegan, roban, rompen cosas, ignoran o aíslan a otros/as de manera sistemática o prolongada en el tiempo.

Estas situaciones se pueden dar dentro del propio centro escolar (recreos, cambios de clase, aula, pasillos, baños…) y/o fuera del mismo (en la entrada o salida, de camino a casa o en la ruta). También pueden ocurrir que este acoso se de a través de medios telemáticos (correo electrónico, mensajes a través del móvil o Redes Sociales).

Los implicados en estas situaciones son los AGRESORES, las VÍCTIMAS y los ESPECTADORES y cada uno de ellos desempeña un papel muy importante a la hora de provocar y/o mantener una situación de Bullying. Sin embargo, vamos a abordar el papel de los/as agresores/as y las víctimas porque son los más importantes en cuanto a implicaciones en estas circunstancias.

Es importante tener en cuenta que las consecuencias de este tipo de situaciones producen en las víctimas sentimientos de indefensión, sumisión e inferioridad.

¿Cómo nos damos cuenta de que estamos ante una situación de Bullying?

Para la VÍCTIMA:

  •  Está más triste y vulnerable
  •  Falta a menudo a clase
  •  Se relaciona menos con los compañeros
  •  Puede presentar marcas, rasguños
  •  A menudo le desaparecen sus cosas
  •  Hay cambios de actitud y de conducta (más introvertido, menos participativo, baja el rendimiento, etc.)

Para el AGRESOR:

  •  Con frecuencia forma parte de peleas, disputas y enfrentamientos
  •  A menudo no controla sus impulsos y reacciones
  •  Se muestra más agresivo
  •  Justifica sus reacciones violentas y no valora la gravedad de sus actos

¿Qué puede hacer un/a padre/madre para proteger a su hijo del Acoso Escolar?

  •  Fomentar en la familia un clima de COMUNICACIÓN y CONFIANZA
  •  Ayudarle para que no se fomente la LEY DEL SILENCIO
  •  Fomentar la Empatía
  •  Fomentar la Autoestima
  •  Educar en la tolerancia y a valorar lo “diferente”
  •  Fomentar el Autocontrol
  •  Enseñarles a tolerar la frustración y aceptarla como parte de la vida
  •  Fomentar el respeto, tanto hacia compañeros como hacia profesores
  •  Enseñarles a hacerse responsables de sus actos y pensar en las consecuencias de lo que hacen
  •  Fomentar que sean solidarios y a diferenciarlo de ser “chivato”

¿Qué debe hacer un/a padre/madre cuando sabe que su hijo/a está siendo víctima de Acoso Escolar?

  •  Si os dais cuenta que vuestro/a hijo/a está viviendo una situación de Acoso Escolar, es importante reforzar el hecho de haberlo contado
  •  Informar al Centro: Tutor- Departamento de Orientación-Jefatura de Estudios- Dirección- AMPA
  •  Tener una actitud conciliadora y de colaboración con el centro, al mismo tiempo que se tiene que pedir la participación activa para parar la situación de acoso
  •  Los centros escolares están obligados a parar situaciones de acoso entre sus alumnos/as porque disponen de los recursos necesarios para hacerlo
  •  Si tras todos estos pasos con el centro escolar, la situación continúa, dirigíos a la Inspección Educativa
  •  Ante lesiones físicas, acudid al médico para que éste redacte el correspondiente parte de lesiones que podréis adjuntar en caso de denuncia
  •  Si se toma la decisión de denunciar la situación, hay que tener en cuenta que se tiene edad penal con 14 años o más. Por debajo de esta edad, a un menor no se le pide responsabilidad ante la justicia aunque cometa actos delictivos
  •  Valorar siempre la necesidad de proporcionar a la víctima Ayuda Psicológica

GUÍA SOBRE BULLYING O ACOSO ESCOLAR PARA MENORES

Hablamos de Acoso Escolar o Bullying cuando un/a compañero/a o varios/as tienen hacia ti conductas negativas. Estas conductas pueden ser insultos, chantajes, amenazas, difundir rumores sobre ti, ignorarte, robarte cosas o agredirte físicamente. Además, este tipo de actuaciones no ocurren de forma puntual, sino que son frecuentes y se alargan en el tiempo.

El Acoso Escolar puede ocurrir dentro del propio centro escolar (recreos, cambios de clase, aula, pasillos, baños…) y también fuera del colegio o instituto (en la entrada, de camino a casa, en la ruta…). Existe también la posibilidad de que este tipo de acoso se produzca a través de medios telemáticos (a través de tu móvil mandándote mensajes amenazantes o insultantes, o a través de las Redes Sociales.

Es importante que sepas que en el Acoso Escolar o Bullying hay distintos tipos de protagonistas: el/la chico/a que sufre el acoso, los/las agresores/as y los/las espectadores/as. Cada uno de ellos tiene un papel muy importante a la hora de evitar o frenar el acoso escolar.

Si eres víctima de Acoso Escolar debes tener muy claro que:

NADIE TIENE DERECHO A:

  •  Pegarte, insultarte, humillarte, ignorarte, amenazarte, aislarte, difundir rumores sobre ti…
  •  Hacerte sentir culpable de lo que te ocurre. Cuéntalo y pide ayuda (tutor, profesores, padres…), defiende tus derechos sin violencia

Si eres agresor en una situación de Acoso Escolar, debes saber que:

NO TIENES DERECHO A:

  •  Pegar, insultar, humillar, ignorar, amenazar, aislar, difundir rumores…
  •  Hacer daño a los/as demás. Pregúntate por qué necesitas hacer daño para sentirte bien. Tal vez quieras ser líder y crees que sometiendo a los demás, lo conseguirás. Sin embargo, si los demás se relacionan contigo por miedo, nunca tendrás relaciones sanas, sino basadas en intereses
  •  Continuar intimidando a los/as demás sin plantearte cómo se sienten. Quizás lo que ocurre es que tú también has sufrido violencia y has aprendido a relacionarte así, o intentas evitar que te ataquen primero o tal vez por rechazo a lo que es diferente
  • En cualquier caso, debes pensar que necesitas ayuda para aprender a relacionarte de forma positiva con los demás y contigo mismo. Párate a pensar, ponte en su lugar, no hagas lo que no te gustaría que te hiciesen

Si eres espectador en una situación de Acoso Escolar,

ES IMPORTANTE QUE:

  •  Sepas ponerte en la piel de ese compañero/a que está siendo acosado, mañana puede sucederte a ti y no te gustaría que te dejaran solo
  •  Seas SOLIDARIO, que no es lo mismo que ser CHIVATO. Se trata de evitar una situación injusta. Si no lo haces, apoyas que el agresor se sienta más fuerte, más temido y siga haciendo daño a otros/as compañeros/as

Si estás sufriendo una situación de Bullying, hay pasos que tienes que dar para parar esta situación:

  •  Tienes que saber que los centros escolares están obligados a parar situaciones de acoso entre sus alumnos/as porque cuentan con los recursos necesarios para ello
  •  Habla con tu tutor/a y con el/la psicólogo/a orientador/a del centro escolar al que acudes para que te ayuden, apoyen en intervengan para parar la situación
  •  Tus padres tienen que saber por lo que estás pasando. Ellos son los encargados de velar por tu bienestar y protección. Además, tienen que acudir a hablar con el/la directora/a de tu centro escolar para exigir que paren la situación que te está haciendo tanto daño

GUÍA SOBRE AGRESIÓN SEXUAL PARA PROFESIONALES

Hablamos de Agresión Sexual cuando un adulto tiene una actitud o comportamiento con un menor a través del cual busca satisfacerse sexualmente. En estos comportamientos se dan actuación física y manipulación emocional y psicológica.

Una forma habitual de detección de agresión sexuales es a través de los profesionales que trabajan con el “menor víctima” (profesores y pediatras principalmente). Es muy importante que los profesionales que trabajáis con menores, os concienciéis de que estos comportamientos deben ser denunciados en todos los casos y que el/la menor víctima debe tener apoyo psicológico. Las personas adultas que han sufrido algún tipo de agresión sexual en su niñez o adolescencia, arrastran problemas a lo largo de su vida y suelen necesitar un apoyo o terapia psicológica especializada para superarlos.

Cuando un menor da señales de que está siendo abusado, hay que creerle. Los niños inventan historias pero muy rara vez lo hacen sobre relaciones sexuales imaginarias con adultos. No tienen aún la madurez suficiente para entender estas cuestiones. A veces, es difícil que un/a niño/a cuente lo que le está pasando porque él/ella mismo/a no tiene explicación para ello, pero hay señales que hablan de que puede estar teniendo este problema. Por tanto, hay que estar atentos a:

  •  Cambios en el sueño o el apetito.
  •  Puede querer aislarse cuando antes no lo hacía.
  •  No querer estar solo o mostrarse temeroso a dormir solo.
  •  Rechazar a algún adulto de forma insistente.
  •  Tener señales físicas (rojeces, escoceduras o irritaciones en sus partes íntimas.

Es necesario que los profesionales que trabajáis con menores hagáis prevención sobre este tipo de situaciones. Para ello, tenéis que hacer mucho hincapié en cuestiones como:

  •  Tu cuerpo te pertenece. Nadie puede obligarte a hacer nada que tú no quieras hacer o con lo que te sientas incómodo.
  •  Si en algún momento alguien intenta, ha intentado o ha conseguido realizar alguna acción contigo de este tipo, TIENES QUE CONTARLO a algún adulto de tu entorno en quien confíes.

El periodo de reajuste después de la agresión puede ser difícil para los padres y para el/la niño/a. Muchos/as continúan perturbados y atemorizados durante varias semanas. Por ello, cuando un/a menor ha sufrido agresión sexual, los adultos encargados de su bienestar tienen que:

  •  Tranquilizar y desculpabilizar al/la menor. No es culpa suya estar pasando por esa situación. El/a responsable es el adulto quien ha agredido a él/ella.
  •  Hay que denunciar estos sucesos para que se pueda actuar adecuadamente garantizando la correcta preservación de la cadena de custodia de las pruebas y minimizando el malestar psicológico y físico para el niños, niña o adolescente.
  •  Con el parte de lesiones del centro médico, hay que acudir a denunciar y se puede hacer en cualquier comisaría cercana.
  •  Es importante que acudan a pedir apoyo psicológico a un recurso especializado en este tipo de problemas para que ayuden a superarlo tanto al menor como a los/as padres.
  •  Hay que tratar, en la medida de lo posible, de evitar la revictimación del/a menor. Por eso, es importante transmitir a los padres que no traten de sonsacar al niño/a información a la fuerza. Su papel es contener y tranquilizar. Tienen que dejar que sean los profesionales especializados quienes se ocupen de ello.