Termina 2022: ¡GRACIAS por estar ahí!

Este 2022 ha sido un año muy especial para la Fundación ANAR.

Porque, gracias a ti y a muchos como tú, hemos logrado atender más de 200.000 peticiones de ayuda que han llegado a nosotros a través del teléfono y el chat. Además, hemos prestado apoyo psicológico, jurídico y social a más de 15.000 niños, niñas y adolescentes y sus familias.

Nos ha preocupado especialmente el incremento de los problemas de salud mental, la violencia de género o el acoso escolar. Para sensibilizar a la sociedad e incidir en la mejora de las políticas de protección a la infancia y la adolescencia, el Centro de Estudios ANAR ha realizado varios informes y estudios monográficos: 

Nuestro trabajo ha tenido un enorme impacto en los medios de comunicación a lo largo de todo el año. Hemos aparecido en entrevistas, reportajes y noticias en prensa, radio y televisión de ámbito nacional, regional y local. Instituciones y políticos de todos los partidos también nos han escuchado y han puesto en valor nuestro trabajo: somos referentes a la hora de diseñar las políticas de protección a la infancia y la adolescencia. 

Pero no solo hemos hecho incidencia política. también social. Por ejemplo, con nuestros talleres de formación y prevención en colegios de toda España. Hemos llegado a más de 15.000 alumnos, profesores y padres y madres de familia para concienciar sobre violencia y acoso escolar. 

Con nuestras campañas, difundidas a través de los medios y en nuestras redes sociales, hemos logrado que se vea lo que nadie ve y en ANAR sí lo vemos. Y que niños, niñas y adolescentes se sientan seguros y acompañados en internet y sepan con quién hablar cuando tienen un problema. 

Y todo esto lo hemos hecho gracias a nuestros colaboradores, socios y donantes. Pero esta colaboración no es solo para sostener nuestras Líneas de Ayuda, Centro de Estudios o Programa de colegios, sino para que los menores de edad de nuestros hogares de acogida sigan sintiéndose como en casa y puedan tener una vida feliz. 

Todo este trabajo ha sido reconocido con numerosos premios nacionales y también a nivel internacional, con el Premio Ciudadano Europeo 2022 concedido al Teléfono para Casos de Niños/as Desaparecidos, que recogió en Bruselas nuestra presidenta Silvia Moroder

Aunque el mayor premio para nosotros es contar contigo. 

Gracias por estar ahí.  

Esperamos que en 2023 sigas a nuestro lado.

La Fundación ANAR te desea Feliz Navidad

Este año 2022 que está a punto de terminar…

La Fundación ANAR ha atendido más de 200.000 peticiones de ayuda a través del teléfono y el chat.

GRACIAS POR APOYARNOS

Ha prestado apoyo psicológico, jurídico y social a más de 15.000 niños, niñas y adolescentes.

GRACIAS POR CONFIAR EN NOSOTROS

Volvimos a ser referentes a la hora de diseñar las políticas de protección a la Infancia y la Adolescencia.

GRACIAS POR ESCUCHARNOS

LLegamos a más de 15.000 alumnos, profesores, madres y padres para concienciar sobre violencia de género o acoso escolar.

GRACIAS POR DESEAR UN FUTURO MEJOR Y POR CONTRIBUIR A HACERLO POSIBLE

Que todos tus buenos deseos y los nuestros se hagan realidad: ¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!

Estudio ANAR sobre Conducta Suicida y Salud Mental: Solo el 44% de los niños, niñas y adolescentes con conducta suicida ha recibido tratamiento psicológico

Hoy, 1 de diciembre de 2022, se ha presentado en la sede central de la Fundación ANAR en Madrid, el Estudio sobre Conducta Suicida y Salud Mental en la Infancia y la Adolescencia en España (2012-2022) según su propio testimonio. Un exhaustivo estudio sociológico de carácter longitudinal realizado por su Centro de Estudios e Investigación que recoge y analiza en profundidad la conducta suicida en los menores de edad atendidos a través del Teléfono y el Chat ANAR a lo largo de una década. Para ello, se han analizado 589.255 llamadas y mensajes de chats.

En el acto han intervenido Benjamín Ballesteros, director de Programas; Diana Díaz, directora de las Líneas de Ayuda ANAR; y Sonsoles Bartolomé, directora del Departamento jurídico, que han ofrecido los datos recogidos, así como el análisis de su evolución a lo largo de una década. Además han destacado los factores por los que cada vez más menores de edad tienen la intención de quitarse la vida, el perfil o perfiles de los solicitantes de ayuda por esta causa en las Líneas de Ayuda ANAR, los colectivos más afectados, la relación de este serio problema con la salud mental, así como las principales variables de riesgo y de protección y las recomendaciones para familias, profesionales y medios de comunicación. 

Como ha destacado desde el inicio del acto Benjamín Ballesteros, «las estadísticas de suicidio de menores de edad serían aún más escalofriantes en España si ANAR no hubiese salvado a esos casi 750 niños, niñas y adolescentes y a los 1.961 más que atendimos desde nuestras Líneas de Ayuda cuando ya estaban planificando su suicidio». Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en el año 2020 en España se produjeron 314 suicidios de jóvenes entre 15 y 29 años (INE). Aunque durante la realización del presente estudio, el INE no ha publicado aún los casos referidos a 2021, la Fundación ANAR atendió, solo ese año, a 748 menores de edad que en el momento de la llamada estaban intentando terminar con su vida. 

A lo largo de estos diez años, ANAR ha ayudado a 9.637 menores de edad que expresaron conductas suicidas, ya fuera ideación o intento de suicidio. De estos, 3.097 se pusieron en contacto con nosotros cuando ya habían iniciado el intento de suicidio. El 63,8% de estos casos atendidos se ha concentrado en los últimos tres años, coincidiendo con la pandemia por coronavirus. 

Evolución de la conducta suicida y problemas asociados

Como ha detallado Diana Díaz, el estudio de ANAR revela que el número de casos con conducta suicida ha experimentado un acentuado crecimiento en el periodo 2012-2022 (1.921,3%), destacando el incremento producido en el periodo post-COVID-19, entre 2020 y 2022 (128%). En opinión del equipo de sociólogos de la Fundación ANAR, la situación de crisis sanitaria producida por la pandemia ha supuesto una ampliación de los riesgos psicosociales (aislamiento, maltrato intrafamiliar, hacinamiento, abuso de las tecnologías, barreras asistenciales a la salud mental, pobreza…) que influyen en las conductas suicidas de niños/as o adolescentes.

Benjamín Ballesteros ha destacado también que, entre 2012 y 2022, los casos atendidos en la Fundación ANAR por ideación suicida se han multiplicado por 23,7 y los intentos de suicidios por 25,9

Diana Díaz ha hecho hincapié en que “no existe una motivación objetiva para el suicidio, pero sí problemas asociados que el menor de edad no sabe cómo resolver”. Como recoge el informe, la violencia contra el/la menor de edad (60,9%) y la salud mental (27,4%) son los problemas más destacados de los asociados a la conducta suicida, con un incremento de la incidencia de estos últimos en el periodo 2019-2022, pasando de alcanzar el 17,9% en 2019 al 34,5% en 2022. Este incremento es mayor tras la pandemia y se sigue manteniendo en la actualidad. 

Entre todas las violencias, son las más frecuentes: Acoso,  Ciberbullying y otras dificultades en el ámbito escolar (21,4%), Maltrato físico (14,7%), Maltrato psicológico (10,4%), Agresión sexual (7,2%) y Violencia de género (3%).

En salud mental, se pueden destacar tres grandes problemas asociados a la conducta suicida: Autolesiones (13,7%), Problemas psicológicos (8,7%), entre los que  destacan tristeza/depresión, ansiedad y trastornos de la alimentación; y Problemas de conducta (4,4%). 

Entre 2019 y 2022, sólo el 44% de los niños/as o adolescentes con conducta suicida ha recibido tratamiento psicológico. Un “dato muy preocupante” en palabras de Diana Díaz. 

Perfil y colectivos vulnerables

En el estudio de ANAR presentado hoy se han identificado cinco perfiles de niños/as y adolescentes que presentaban conducta suicida, siendo el principal el de una mujer adolescente, de entre 13 y 17 años (media de 15), de familia migrante, que cuando se puso en contacto con ANAR ya había iniciado el intento de suicidio y que presenta bajo rendimiento escolar. Sufre problemas de salud mental, principalmente autolesiones, tiene antecedentes de fuga y ha sido víctima de agresión sexual, como ha señalado Diana Díaz. Que ha explicado que los menores de 12 años exponen como motivación el acoso escolar que sufren, y su rendimiento escolar es alto.  

Tener menos de 10 años, padecer alguna discapacidad, provenir de familias migrantes o formar parte del colectivo LGTBIQ aumenta el riesgo de intento o ideación suicida por encontrarse los menores de edad más expuestos a discriminaciones y exclusiones, según han explicado los portavoces de la Fundación. 

Sonsoles Bartolomé y Diana Díaz han desgranado las recomendaciones que hace la Fundación ANAR a padres, madres, profesionales y medios de comunicación. Para Bartolomé, “detectar y comprender desde un primer momento las señales previas es fundamental de cara a prevenir el suicidio. Por ello es importante que, tanto familiares como personas cercanas, presten atención a sus actividades y su comportamiento y los cambios en el mismo, de forma que puedan detectar signos que indican depresión o intentos suicidas”.

Frecuencia, gravedad y urgencia

Los problemas detectados en más de dos tercios de las consultas por conducta suicida recibidas en ANAR tienen una duración superior al año (68,4%) y se producen con una frecuencia diaria (70,2%). Son casos graves (86,2%) y urgentes (72,6%), porcentajes que han experimentado un crecimiento a lo largo de los años analizados, más marcado en el periodo post-pandemia, con un incremento de la gravedad “alta” del 221% entre 2019 y 2022 y del 305% en el caso de la urgencia “alta”.

En el 70% de las llamadas recibidas a través del Teléfono/Chat ANAR en los últimos 10 años han intervenido las áreas jurídica, psicológica y social. Solo entre  2019 y 2022, ANAR ha llevado a cabo 6.970 derivaciones tanto sociales como jurídicas: 5.829 en el caso de ideación suicida y 1.141 en intento de suicidio. Así como 939 intervenciones, 854 por ideación suicida -con un incremento del 406% en 2022 respecto a 2019- y 85 por intento de suicidio -un 63% más-. Para los profesionales expertos de ANAR resulta fundamental la detección precoz de los casos para actuar con la mayor celeridad posible y minimizar el daño a los menores de edad. Para Diana Díaz, “la atención a los menores de edad con conductas suicidas tiene que tener los máximos estándares de calidad, especialización y profesionalidad, como procuramos ofrecer en la Fundación ANAR”. 

Implicación de las tecnologías

Entre 2019 y 2022 ha aumentado 18 puntos porcentuales la implicación de las tecnologías en los intentos de suicidio (del 33,5% al 51,5%). Estas se utilizan como herramienta a través de la que se generan situaciones de malestar y violencia (sextorsión, grooming, ciberacoso…) o como medio para obtener información sobre métodos para llevar a cabo el suicidio, lo cual propicia el efecto Werther (de contagio e imitación), como ha explicado Benjamín Ballesteros. Pero también para disminuir el malestar que generan los pensamientos de intento de suicidio, mediante publicaciones en redes sociales (Instagram y Tik Tok) donde los niños/as y adolescente se sienten escuchados, piden perdón o se despiden. Ha mencionado Ballesteros que existe un efecto preventivo sobre la conducta suicida llamado Efecto Papageno. “Queremos decir que este estudio tiene esa intencionalidad: la de prevenir la conducta suicida. Porque cuando hay menores de edad que han tenido la intención de terminar con su vida, si deciden seguir viviendo pueden ser un ejemplo para los demás”. 

Benjamín Ballesteros ha concluido con el siguiente llamamiento: “Si algún menor de edad piensa que su problema no tiene solución, que no deje de llamar o escribir al Teléfono/Chat ANAR, ya que funciona las 24 horas del día, todos los días del año precisamente para poner una solución a ese problema. Absolutamente todo tiene solución salvo la muerte”.     

Descarga nuestro Estudio rellenando el formulario

La Fundación ANAR presenta su Estudio sobre Conducta Suicida y Salud Mental en la Infancia y la Adolescencia en España (2012-2022)

La Fundación ANAR presenta su Estudio sobre Conducta Suicida y Salud Mental en la Infancia y la Adolescencia en España (2012-2022) realizado a partir de los 9.637 casos en que ha intervenido ANAR y las casi 600.000 peticiones de ayuda recibidas.

Este exhaustivo estudio sociológico de carácter longitudinal realizado por nuestro Centro de Estudios e Investigación recoge y analiza en profundidad la conducta suicida en los menores de edad atendidos a través del Teléfono y el Chat ANAR a lo largo de una década. Para ello, se han analizado 589.255 llamadas y mensajes de chats.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en el año 2020 en España se produjeron 314 suicidios de menores de edad. Aunque durante la realización del presente estudio, el INE no ha publicado aún los casos referidos a 2021, en la Fundación ANAR atendimos, solo ese año, a 748 menores de edad que en el momento de la llamada estaban intentando terminar con su vida. 

Como explica Benjamín Ballesteros, director de Programas de la Fundación ANAR, “las estadísticas de suicidio de menores de edad serían aún más escalofriantes en España si ANAR no hubiese salvado a esos casi 750 niños, niñas y adolescentes y a los 1.961 más que atendimos desde nuestras Líneas de Ayuda cuando ya estaban planificando su suicidio”. 

A lo largo de estos diez años, ANAR ha ayudado a 9.637 menores de edad que expresaron conductas suicidas, ya fuera ideación o intento de suicidio. De estos, 3.097 se pusieron en contacto con nosotros cuando ya habían iniciado el intento de suicidio. El 63,8% de estos casos atendidos se ha concentrado en los últimos tres años, coincidiendo con la pandemia por coronavirus. 

Evolución de la conducta suicida

El número de casos con conducta suicida ha experimentado un acentuado crecimiento en el periodo 2012-2022 (1.921,3%), destacando el incremento producido en el periodo post-COVID-19, entre 2020 y 2022 (128%). La situación de crisis sanitaria producida por la pandemia ha supuesto una ampliación de los riesgos psicosociales (aislamiento, maltrato intrafamiliar, hacinamiento, abuso de las tecnologías, barreras asistenciales a la salud mental, pobreza…) que influyen en las conductas suicidas de niños, niñas o adolescentes.

Entre 2012 y 2022, los casos atendidos en la Fundación ANAR por ideación suicida se han multiplicado por 23,7 y los intentos de suicidios por 25,9

Problemas asociados

No existe una motivación objetiva para el suicidio, pero sí problemas asociados que el menor de edad no sabe cómo resolver. La violencia contra el/la menor de edad (60,9%) y la salud mental (27,4%) son los problemas más destacados de los asociados a la conducta suicida, con un incremento de la incidencia de estos últimos en el periodo 2019-2022, pasando de alcanzar el 17,9% en 2019 al 34,5% en 2022. Este incremento es mayor tras la pandemia y se sigue manteniendo en la actualidad. 

Entre todas las violencias, son las más frecuentes: Acoso,  Ciberbullying y otras dificultades en el ámbito escolar (21,4%), Maltrato físico (14,7%), Maltrato psicológico (10,4%), Agresión sexual (7,2%) y Violencia de género (3%).

En salud mental, se pueden destacar tres grandes problemas asociados a la conducta suicida: Autolesiones (13,7%), Problemas psicológicos (8,7%), entre los que destacan tristeza/depresión, ansiedad y trastornos de la alimentación; y Problemas de conducta (4,4%). 

Entre 2019 y 2022, sólo el 44% de los niños, niñas o adolescentes con conducta suicida ha recibido tratamiento psicológico.

Perfil y colectivos vulnerables

En el presente estudio se han identificado cinco perfiles de niños, niñas y adolescentes que presentaban conducta suicida, siendo el principal el de una mujer adolescente, de entre 13 y 17 años (media de 15), de familia migrante, que cuando se puso en contacto con ANAR ya había iniciado el intento de suicidio y que presenta bajo rendimiento escolar. Sufre problemas de salud mental, principalmente autolesiones, tiene antecedentes de fuga y ha sido víctima de agresión sexual.

Los menores de 12 años exponen como motivación el acoso escolar que sufren, y su rendimiento escolar es alto.  

Tener menos de 10 años, padecer alguna discapacidad, provenir de familias migrantes o formar parte del colectivo LGTBIQ aumenta el riesgo de intento o ideación suicida por encontrarse los menores de edad más expuestos a discriminaciones y exclusiones. 

Frecuencia, gravedad y urgencia

Los problemas detectados en más de dos tercios de las consultas por conducta suicida tienen una duración superior al año (68,4%) y se producen con una frecuencia diaria (70,2%). Son casos graves (86,2%) y urgentes (72,6%), porcentajes que han experimentado un crecimiento a lo largo de los años analizados, más marcado en el periodo post-pandemia, con un incremento de la gravedad “alta” del 221% entre 2019 y 2022 y del 305% en el caso de la urgencia “alta”.

En el 70% de las llamadas recibidas a través del Teléfono/Chat ANAR en los últimos 10 años han intervenido las áreas jurídica, psicológica y social. Solo entre  2019 y 2022, ANAR ha llevado a cabo 6.970 derivaciones tanto sociales como jurídicas: 5.829 en el caso de ideación suicida y 1.141 en intento de suicidio. Así como 939 intervenciones, 854 por ideación suicida -con un incremento del 406% en 2022 respecto a 2019- y 85 por intento de suicidio -un 63% más-. Para los profesionales expertos de ANAR resulta fundamental la detección precoz de los casos para actuar con la mayor celeridad posible y minimizar el daño a los menores de edad. Para Diana Díaz, directora de las Líneas de Ayuda ANAR, “la atención a los menores de edad con conductas suicidas tiene que tener los máximos estándares de calidad, especialización y profesionalidad, como procuramos ofrecer en la Fundación ANAR”. 

Implicación de las tecnologías

Entre 2019 y 2022 ha aumentado 18 puntos porcentuales la implicación de las tecnologías en los intentos de suicidio (del 33,5% al 51,5%). Estas se utilizan como herramienta a través de la que se generan situaciones de malestar y violencia (sextorsión, grooming, ciberacoso…) o como medio para obtener información sobre métodos para llevar a cabo el suicidio, lo cual propicia el efecto Werther (de contagio e imitación). Pero también para disminuir el malestar que generan los pensamientos de intento de suicidio, mediante publicaciones en redes sociales (Instagram y TikTok) donde los niños, niñas y adolescente se sienten escuchados, piden perdón o se despiden. Un 6,1% de los menores de edad que llamaron a las Líneas de Ayuda ANAR lo hicieron preocupados por la conducta suicida de un amigo o amiga.  

 Descarga nuestro Estudio rellenando el formulario

¿Quieres colaborar
con la Fundación ANAR?

Necesitamos recursos para que no haya ni una llamada en espera.
ÚNETE. ¿Estás con nosotros?. Te necesitamos.

Avance: La Fundación ANAR presentará su Estudio sobre Conducta Suicida y Salud Mental

El próximo jueves, 1 de diciembre de 2022, a las 10:30 horas, en su sede de Madrid (Avenida de América, 24), la Fundación ANAR presenta el Estudio sobre Conducta Suicida y Salud Mental en la Infancia y la Adolescencia en España (2012-2022), que recoge y analiza en profundidad los motivos por los que cada vez más menores de edad tienen la intención de quitarse la vida, el perfil del solicitante de ayuda, los colectivos más afectados, la evolución de este serio problema y su relación con la salud mental a lo largo de la última década, así como, entre otros aspectos más, las principales variables de riesgo y de protección.

Se trata de un estudio sociológico realizado a partir de los 9.637 casos en los que ha intervenido la Fundación ANAR y las casi 600.000 peticiones de ayuda de niños, niñas y adolescentes, sus familiares y otros adultos relacionados con ellos, recibidas a través de las diferentes Líneas de Ayuda ANAR

En el acto intervendrán Benjamín Ballesteros, director de Programas; Diana Díaz, directora de las Líneas de Ayuda ANAR; y Sonsoles Bartolomé, directora del Departamento jurídico. 

La Fundación ANAR ofrece atención psicológica, jurídica y social a través de sus Líneas de Ayuda (que funcionan las 24 horas del día todos los días del año, son confidenciales y gratuitas). Y trabaja en la prevención y sensibilización por medio de sus programas educativos en colegios y el Centro de Estudios e Investigación ANAR, que recoge y analiza en profundidad los datos ofrecidos por los propios menores de edad en las llamadas al Teléfono/Chat ANAR.

Se reduce el porcentaje de las víctimas adolescentes que son conscientes de estar sufriendo violencia de género

Como recoge el Informe sobre Violencia de género del teléfono/ Chat ANAR 2021, realizado por el Centro de Estudios e Investigación de la Fundación ANAR, en 2021 se recibieron a través de sus Líneas de Ayuda 10.798 peticiones de ayuda motivadas por violencia de género, de las que 5.410 fueron consultas de orientación especial (que requieren por parte de nuestro equipo multidisciplinar de una valoración y orientación psicológica y/o de una valoración y asesoramiento de carácter jurídico y/o social. En la mayoría de los casos, estas orientaciones conllevan la derivación a un recurso externo). Esto supone un incremento del 49,9% con respecto a 2020.

Sobre el total de consultas de orientación especial, la violencia de género se estaba produciendo en el entorno familiar en 4.863 consultas, lo que representa el 89,9% y en las 547 restantes (10,1%) es una adolescente quien está sufriendo la violencia de género por parte de su pareja o expareja sentimental. En el 85,9% de estos casos las consultas las realizó una persona adulta procedente del entorno familiar de las víctimas. Más en concreto, la Fundación ANAR ha podido observar que, en más de la mitad de los casos (un 62,6%), quien busca ayuda es la propia madre de la adolescente, y en un 13,6% es el padre de la misma. 

Perfil de víctima y agresor

El mayor número de casos atendidos se concentra en adolescentes con edades comprendidas entre 15 y 17 años (81,6%). En consecuencia, la edad media de la víctima se sitúa en los 15,6 años. No podemos dejar de destacar que el número de consultas de adolescentes de entre 11 y 14 años representa un 16,9% de los casos atendidos. En estas consultas se tratan situaciones de mayor vulnerabilidad, debido a la temprana edad de las víctimas.

En cuanto al agresor, en los casos de violencia de género hacia una mujer menor de edad, destacamos que en el 57,4% de los casos se trata de su novio o pareja actual y en un 42,6% de su expareja.

Respecto a la edad del agresor que se identifica en este tipo de violencia de género, en la mayoría de los casos (44,4%) este es mayor de 18 años. En un 42,4% de los casos se identifica al agresor como un varón menor de 18 años y en un 13,2% no se pudo precisar su edad. Asimismo, cabe destacar que el rango de edad de los agresores identificados por la menor adolescente oscila entre los 12 y los 36 años, apreciándose un preocupante aumento respecto al año 2020, en que la edad de los agresores identificados no superó los 33 años.

En el 43,6% de los casos atendidos en 2021, la adolescente no reconoce estar siendo víctima de este tipo de violencia. No obstante, en una proporción ligeramente mayor (46,9%), la adolescente sí identifica como tal  la situación que está viviendo; parece reconocerse a sí misma como víctima, e incluso puede llegar a conocer el ciclo en el que esta violencia se desarrolla y está dispuesta a dar algún paso para resolver su situación. Los datos analizados reflejan que en el último año ha disminuido considerablemente el porcentaje de víctimas que son conscientes de la violencia que sufren (67,4% en 2020).

Ciberacoso y violencia de control

Los agresores han visto nuevas posibilidades para ejercer el control y expresar su agresividad por medio del ciberacoso: una invasión en la vida cotidiana de la víctima utilizando la tecnología, especialmente la telefonía móvil, WhatsApp, las redes sociales e Internet. Este tipo de acoso es repetitivo, no consentido y utiliza estrategias vejatorias que afectan a la privacidad e intimidad de las víctimas. Este acoso se dirige además a una audiencia más o menos numerosa y el acosador puede ocultar su identidad.

El ciberacoso produce enorme daño sobre la imagen pública de la víctima menor de edad, que todavía está formando su personalidad. A partir de los datos obtenidos a través de las Líneas de Ayuda ANAR, cabe señalar que en casi siete  de cada 10 casos (68,1%) la violencia también se ejerce a través de las tecnologías, una cifra que se mantiene estable con respecto a 2020 (67,4%).

El agresor busca ejercer el control sobre la víctima limitando su uso de las tecnologías, lo que provoca aislamiento social y tiene consecuencias psicológicas como miedo, culpabilidad, vergüenza… que consiguen paralizarla.

Dentro del ciberacoso se incluyen también otras conductas violentas como insultos, amenazas y chantaje emocional. Es frecuente que el agresor pida fotos íntimas (sexting) como “prueba de amor” o demostraciones de confianza que pueden desembocar en su difusión sin el consentimiento de la víctima (sextorsión).

Intención de denunciar

En el 19,5% de los casos se observa una intención firme de denuncia. En un 8,7% nos encontramos ante casos en los que el proceso judicial ya está empezado en el momento de la consulta, incluso, en el 4,5% de los casos recogidos este último año habían sido judicializados. No obstante, en la mitad de las consultas recibidas (50,4% de los casos) ni la víctima ni sus familiares han denunciado esta situación ni presentan intención firme de hacerlo.

En un 79,3% de las consultas, el orientador/a del Teléfono/Chat ANAR derivó a la menor de edad a un recurso del ámbito social y en el 80,8% a un recurso del ámbito jurídico, o se le proporcionó información de carácter legal específica.

Tipo de violencia

La violencia psicológica está presente de forma explícita en el 92,5% de los casos. Actos como el control o los celos son interpretados como demostraciones de amor y confianza en la pareja. Les resulta difícil discriminar y tomar conciencia de que los insultos, el control, el chantaje y las amenazas sean ejemplos de violencia.

El segundo tipo de violencia que se ha visto en mayor número de consultas de orientación especial es el de violencia social, que se produce en un 73,1%. Conductas como la de aislar a la adolescente de amigos y familiares, el control de sus actividades o el ejercicio de la violencia en presencia de otras personas han sido muy frecuentes en los casos estudiados. Las consecuencias más habituales de este tipo de violencia son las de alejar a la víctima de su entorno, así como la humillación y la demostración de poder en presencia de los demás y generar de esta manera emociones de vergüenza, soledad, dependencia y miedo. Este tipo de violencia ha aumentado en el último año (67,0%).

En casi la mitad de los casos (46,4%) se ha descrito la presencia de violencia física.

La violencia sexual está presente en un 33,7% de las situaciones. Es una forma de violencia difícil de visibilizar, ya que algunas conductas como la presión o el chantaje hacia la pareja para mantener relaciones sexuales se “normalizan”, de modo que las víctimas solo son conscientes cuando se producen una agresión sexual o forcejeos previos con violencia, sin su consentimiento. Se observa un preocupante incremento de este tipo de violencia contra las adolescentes en el último año (28,2% en 2020).

La violencia contra los derechos sexuales consiste en la prohibición de acceder a un centro de atención a la salud sexual y reproductiva, a usar anticonceptivos u obligarla a abortar. Este tipo de violencia ha sido detectada en un 9,0% de los casos analizados.

En cuanto a la violencia económica, solo está presente en el 5,7% de los casos donde la adolescente está sufriendo violencia de género ya que en la mayoría de las llamadas al Teléfono/Chat ANAR la adolescente no convive con el agresor, ni comparten una economía común.

Por último, hemos detectado un 21,9% de casos en los que se daba algún tipo de violencia ambiental. Se trata de conductas explosivas que generan miedo, sumisión y sufrimiento en la mujer víctima, aunque no se realicen sobre ella ni su cuerpo, sino sobre lo que le rodea y es importante para ella. Algunos ejemplos son: destruir intencionadamente sus objetos personales para causarle dolor, golpear las puertas, ventanas u otros objetos de la casa en medio de las discusiones, conducir de forma temeraria con ella o sus hijos e hijas, etc.

La principal consecuencia que se detecta en las víctimas desde el Teléfono/Chat ANAR es la presencia de problemas psicológicos (59,4%), entre los que podemos destacar: tristeza (12,8%), ansiedad (11,7%), miedo (10,2%), aislamiento (5,3%), baja autoestima (4,9%), autolesiones (4,1%) e ideación/intento de suicidio (3,8%).

Violencia de larga duración

En el 44,4% de las consultas, la violencia de género contra la menor de edad se produce desde hace más de un año, es decir, se trata de una situación de larga duración. En otro 44,4% de las consultas se produce desde hace algo menos de un año, pero más de un mes. La comparación con 2020 revela una mejoría en el margen de petición de ayuda.

Las agresiones se producen diariamente en un 58% de las consultas de orientación especial, mientras que en un 9,7% la violencia tiene una periodicidad semanal, en el 15,4% es ocasional y en un 7,7% puntual.

En un 6,5% de los casos nadie conocía la situación de violencia de género antes de que la adolescente contactara con ANAR.

Las Líneas de Ayuda ANAR son gratuitas, confidenciales, funcionan las 24 horas del día los 365 días del año y están atendidas por psicólogos, abogados y trabajadores sociales especializados en la atención a la infancia y la adolescencia.  

Testimonios

En este año 2021 nos vuelve a llamar la atención la gravedad de los casos atendidos y cómo, a pesar de toda la información existente en las diferentes campañas, las adolescentes siguen protagonizando situaciones de violencia de género donde en algunas de las ocasiones no son conscientes de su situación y llegan a justificar al agresor por sus actos, como muestran los siguientes testimonios que han sido anonimizados para garantizar su confidencialidad:

“Cuando le insulta, le dice: “eres una guarra, una puta, sois todas iguales”. Se inventa que ha estado ligando con otros chicos, le bloquea el WhatsApp para que no pueda hablar con él… Todo para hacerla daño”.  Amiga de una adolescente de 14 años.

“Tras una discusión en la que él estaba muy borracho, me encerró en su cuarto, me agarró del cuello y me tiró al suelo… Me puso una almohada en la cara e intentó asfixiarme. Como no podía respirar, me hizo el boca a boca. Después… intentó mantener relaciones sexuales”. Adolescente de 17 años.

En la Fundación ANAR somos conscientes de que la violencia de género en niñas y adolescentes es un problema social, y que su erradicación nos involucra a todas y todos. Es por eso, que nos ponemos a disposición de todas las víctimas menores de edad de violencia de género a través de las Líneas de Ayuda para niños, niñas y adolescentes  (900 20 20 10 y chat.anar.org), y de sus familias y los centros escolares (600 50 51 52).

Accede al Informe sobre Violencia de género del Teléfono/Chat ANAR 2021

ANAR pide a los Medios de Comunicación que en todas las noticias relacionadas con desapariciones de menores de edad faciliten el Teléfono 116000, galardonado por la UE con el Premio Ciudadano Europeo 2022

Silvia Moroder, presidenta de la Fundación ANAR, recibió el pasado 8 de noviembre, de manos de Dita Sharanzová, vicepresidenta del Parlamento Europeo, en el hemiciclo del mismo en Bruselas, el Premio Ciudadano Europeo 2022 por el Teléfono ANAR para Casos de Niños Desaparecidos 116 000, número común armonizado declarado de interés social por la Unión Europea.

                         

 La vicepresidenta del Parlamento Europeo, Dita Sharanzová (izquierda) junto a Silvia Moroder, presidenta de ANAR.
La vicepresidenta del Parlamento Europeo, Dita Sharanzová (izquierda) junto a Silvia Moroder, presidenta de ANAR.    

El 15 de septiembre de 2010, el Ministerio del Interior español adjudicó la gestión del 116000 a la Fundación ANAR, con la que trabaja en estrecha colaboración. La desaparición de un niño/a o adolescente requiere siempre de una reacción inmediata que puede ser determinante para salvar la vida del propio menor de edad. Es necesario brindar al menor de edad desaparecido y a sus familias el apoyo psicológico, técnico y jurídico que necesitan en esos momentos.

¿Cuándo se considera que un menor de edad ha desaparecido?

  • Cuando está en situación de fuga
  • Es objeto de un secuestro parental
  • Es un menor de edad migrante no acompañado
  • Está perdido o herido
  • Es víctima de un secuestro criminal

¿Cómo ayuda ANAR?

  • Colabora en la denuncia y conexión inmediata con Policía y Guardia Civil.
  • Trabaja en red con todos los 116000 de Europa.
  • Contribuye a la difusión y obtención de pistas para la investigación de casos criminales.
  • Presta apoyo emocional a las familias las 24 horas.
  • Ofrece asesoramiento jurídico y social.
  • Brinda apoyo emocional a las familias las 24 horas.

El año pasado la Fundación ANAR atendió 2.892 peticiones de ayuda por desapariciones que desembocaron en la atención de 1.172 casos. Pero aún podrían ser muchos más los que no conocen nuestros servicios y necesitan nuestra ayuda. 

Como recuerda su presidenta, Silvia Moroder, “ANAR está para ayudar en las circunstancias más terribles que pueden vivir unos padres, como es no saber dónde está su hijo”. Un problema,  el de las desapariciones de menores de edad en España, que, como ha destacado coincidiendo con la entrega del Premio Ciudadano Europeo 2022, “está escondido». Por eso desde la Fundación ANAR pedimos a los medios de comunicación que difundan el Teléfono ANAR para Casos de Niños/as  Desaparecidos: 116 000 en todas las informaciones que hagan referencia a la desaparición de un o una menor de edad.

Este número, que funciona en estrecha colaboración con Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, forma parte del Centro Nacional de Desaparecidos perteneciente al Ministerio del Interior.

La Fundación ANAR pertenece a la organización AMBER Alert Europe, red de 37 organizaciones para salvar a los menores de edad desaparecidos en riesgo; y es miembro de Missing Children Europe, federación europea de instituciones que atienden a niños desaparecidos y niños explotados sexualmente. 

De izquierda a derecha, Leticia Mata, vicepresidenta segunda de la Fundación ANAR; Silvia Moroder, presidenta; y Antonio López-Istúriz, vicepresidente primero y eurodiputado, tras la entrega del Premio Ciudadano Europeo en el hemiciclo del Parlamento Europeo. 

El teléfono 116 000 atiende tanto a menores de edad como a adultos implicados en una desaparición de un niño, niña o adolescente, sea cual sea la causa de la misma. Funciona las 24 horas del día, es gratuito y garantiza la confidencialidad.

La Fundación ANAR recoge el Premio Ciudadano Europeo 2022

Este viernes 21 de octubre ha tenido lugar, en la sede de la Oficina del Parlamento Europeo en España, el acto de entrega del Premio Ciudadano Europeo 2022 al Teléfono ANAR para Casos de Niños Desaparecidos 116 000.

De izquierda a derecha, Carlos Sanjuan, Silvia Moroder, presidenta de ANAR, y Pepa Muñoz.

Silvia Moroder, presidenta de la Fundación ANAR, ha recogido el premio en nombre de la organización que fundó hace ahora 52 años, de manos de Antonio López-Istúriz, eurodiputado del Partido Popular Europeo, y en presencia de la directora de la Oficina del Parlamento Europeo en España, María Andrés, y de los miembros del jurado que ha concedido el galardón: Leopoldo López, eurodiputado del Partido Popular Europeo; Alberto Durán, vicepresidente ejecutivo de la Fundación ONCE; y Guiomar Gutiérrez, representante del Movimiento Europeo, quien ha destacado la magnífica labor que hace en ANAR “porque pone el acento en la salud mental al prestar atención psicológica, siendo esta labor ahora más necesaria que nunca”.

Leopoldo López ha hecho hincapié en que la desaparición de menores de edad  “es una situación que en Europa no está suficientemente interiorizada. Los datos de este teléfono reflejan su importancia y necesidad”.

La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Economía, Nadia Calviño ha querido felicitar a los premiados mediante un video en que ha dado la enhorabuena a la Fundación ANAR “por el apoyo a las familias en caso de desaparición de menores, siendo la vuestra una labor nada sencilla, que exige un compromiso no valorado siempre y que tiene un apoyo enorme de parte del Gobierno”.

Al recoger la medalla conmemorativa del Premio Ciudadano Europeo 2022, Silvia Moroder ha recordado los inicios de la Fundación, cuando acogió a cinco menores de edad de la misma familia que se encontraban desamparados, ofreciéndoles un hogar; y su trayectoria pionera en España en la atención psicológica, jurídica y social a menores de edad a través de sus Líneas de Ayuda, que “no han dejado de sonar” desde que se pusieron en marcha en 1994, recibiendo más de siete millones de peticiones de ayuda. «Los menores de edad son vulnerables -ha destacado- y no queremos que sufran las situaciones tan terribles que escuchamos al otro lado del teléfono».

Moroder ha señalado cómo el Teléfono/Chat ANAR ha dado a conocer “un gran problema que está escondido». Y ha hecho un llamamiento a la UE para llegar a los menores de edad migrantes no acompañados, para los que también está disponible el 116 000, y poder prestarles ayuda. 

Finalmente, la presidenta de ANAR ha querido agradecer al Ministerio del Interior su apoyo y estrecha colaboración, así como al equipo humano de la Fundación ANAR sin quienes todo esto habría sido imposible. 

Refuerzo del espíritu europeo

Como ha recalcado Leopoldo López, el Parlamento Europeo concede anualmente este premio “en reconocimiento a las personas y organizaciones que promueven la comprensión mutua y la integración entre europeos, la cooperación transfronteriza, el refuerzo del espíritu europeo y los derechos y valores sobre los que se fundamenta la Unión”.

Junto a ANAR, otras 29 personas e instituciones de distintos países de la Unión Europea han sido distinguidas con este galardón, incluido Carlos San Juan, fundador del movimiento Soy mayor, no idiota, que ha recibido también su premio esta mañana presentado por la eurodiputada del Grupo Renewe Europe, Maite Pagazaurtundúa; y la ONG World Central Kitchen, del chef José Andrés, premiado a propuesta de Polonia, que ha estado representada en el acto por la chef Pepa Muñoz y acompañada por la eurodiputada Mónica Silvana

A continuación del acto de entrega, Carlos Sanjuan, los miembros del jurado y una delegación de europarlamentarios han visitado la sede de la Fundación ANAR  para conocer in situ la labor que realiza y cómo funciona el Teléfono para Casos de Niños/as Desaparecidos. 

El 21 de octubre se celebra el acto de entrega del Premio Ciudadano Europeo 2022 a la Fundación ANAR por el Teléfono 116 000 para Casos de Niños/as Desaparecidos

El próximo viernes 21 de octubre tendrá lugar, en la sede de la Oficina del Parlamento Europeo en España, el acto de entrega del Premio Ciudadano Europeo 2022 al Teléfono ANAR para Casos de Niños Desaparecidos 116 000. Un galardón que concede el Parlamento Europeo “en reconocimiento a las personas y organizaciones que promueven la comprensión mutua y la integración entre europeos, la cooperación transfronteriza, el refuerzo del espíritu europeo y los derechos y valores sobre los que se fundamenta la Unión”.

Silvia Moroder, presidenta de la Fundación ANAR, recogerá el premio en nombre de la organización que fundó hace ahora 52 años, en el acto que dará comienzo a las 10:00 horas. Junto a ANAR, otras 29 personas e instituciones de distintos países de la Unión Europea han sido distinguidas con este galardón.

El Teléfono ANAR para Casos de Niños/as Desaparecidos 116 000, número declarado de interés social por la UE que gestiona en España la Fundación ANAR desde que este servicio entró en vigor en 2010, atiende las consultas por fuga o ideación de fuga; expulsiones del hogar; sustracción parental; pérdidas accidentales; secuestros con fines criminales; o desapariciones de niño, niña o adolescente migrante en el proceso migratorio o al llegar al país de destino. Solo en 2021 se recibieron 2.892 peticiones de ayuda por estos motivos, que desembocaron en la atención de 1.172 casos. Parte de estos casos tiene un componente transfronterizo que requiere coordinación a nivel europeo.

Como el resto de las Líneas de Ayuda ANAR, funciona las 24 horas del día todos los días del año para todo el territorio nacional, está atendido por profesionales de la Psicología, el Derecho y Trabajo Social, es gratuito y garantiza la confidencialidad.

La Fundación ANAR y Orange ponen en marcha una acción para concienciar sobre los casos de “ciberbullying”

La Fundación ANAR y Orange han lanzado una acción para concienciar sobre la importancia de denunciar casos de ciberbullying, animando a los más jóvenes a dejar de adoptar una actitud pasiva ante casos que se puedan producir en su presencia.

Para hacer llegar este mensaje a las familias, ambas entidades han elaborado un vídeo en el que aparece una batalla de gallos, con la colaboración de Sara Socas y Ethico, en la que se invita a los espectadores a abandonar el papel de testigos silenciosos ante casos de ciberbullying “levantando la voz ante el acoso”.

Esta iniciativa se enmarca en el proyecto #porunusoLovedelatecnología, puesto en marcha por Orange en 2017 para informar sobre ciertos fenómenos y situaciones relacionados con la tecnología que pueden ser nocivos, como el juego ‘online’, el uso del móvil al volante o las fake news, con el fin de propiciar conversaciones de valor en el seno de las familias para conocer juntos los riesgos y saber cómo afrontarlos.

En este caso se trata de ofrecer información sobre un problema que afecta a miles de niños, niñas y adolescentes cada año en España. Según datos del IV Informe de Prevención del Acoso Escolar «La opinión de los estudiantes» de Fundación ANAR y Fundación Mutua Madrileña, el acoso escolar sigue siendo un problema que afecta a miles de jóvenes en España. En 2021, el teléfono/chat de la ANAR recibió 29.638 peticiones de ayuda por acoso escolar. Alrededor del 90% de los menores de edad que sufren acoso escolar tiene problemas psicológicos (ansiedad, depresión y miedo permanente); más de la tercera parte de los que lo sufren no se lo cuenta a sus padres y el resto tarda entre 13 y 15 meses de media en pedir ayuda; y un 13% de las víctimas tiene que cambiar de centro educativo.

El ciberbullying supone el 24,7% de los casos totales de acoso escolar, siendo los insultos y las amenazas su forma más común

“Para Orange, como empresa responsable, es esencial y estratégico ayudar a los usuarios de la tecnología -adultos, adolescentes y niños- a aprovechar sus enormes posibilidades como herramienta de aprendizaje, socialización, ocio… Por ello también es importante conocer los riesgos y proteger a los más vulnerables -nuestros hijos- frente a ellos”, explica Daniel Morales, Director de Sostenibilidad y Fundación Orange.

Diana Díaz, directora de las Líneas de Ayuda de la Fundación ANAR, recuerda que “un móvil es una herramienta muy potente con infinitas posibilidades en un mundo globalizado como el que vivimos, pero su uso inadecuado expone a nuestros niños/as y adolescentes a contenidos inapropiados y experiencias de riesgo. Por eso, para la Fundación ANAR es una constante promover la necesidad de enseñar a nuestros hijos e hijas a convivir con las pantallas, acompañándoles, no dejándoles solos y fomentando una educación digital y un uso responsable de sus dispositivos”.

“Creemos que la mejor arma que tenemos para prevenir este tipo de usos no adecuados de la tecnología, es el conocimiento. Por eso en Orange ponemos, a disposición de todos, Por un uso Love de la tecnología con información útil para cuya elaboración contamos con expertos de reconocido prestigio en cada una de las cuestiones que abordamos, como es el caso de la Fundación ANAR”, señala Sonia Rico, Directora de Marca y Comunicación de Orange.